Cristo con una raqueta en la mano

. FINAL DEL ABIERTO DE AUSTRALIA: NADAL - WAWRINKA ( 3-6, 2-6, 6-3 y 3-6)  

- Un ejemplar y magullado Nadal pierde en cuatro sets ante Wawrinka y revela que el deporte se calcula en valores y principios y no en títulos

El máximo respeto que se le puede profesar al deporte es sacrificarlo todo sin esperar nada a cambio, dar el máximo de uno mismo sin reclamar recompensas ni reconocimiento. La nobleza que atesora Rafael Nadal le impide retirarse por su propia voluntad de una final de Grand Slam o de un entrenamiento. Un fuerte dolor de espalda merma físicamente al tenista español desde el primer set, sin embargo con lágrimas en los ojos decide honrar al público y al rival. La tortura le acompaña durante todo el encuentro y solo su amor al tenis le auxilia. Su mirada no se centra en la mera competición sino en lo auténtico, sensible y bello.

Es la primera final de un gran torneo para Wawrinka y acaba de ganar su primer set a Rafa Nadal (3-6) en trece partidos. Seguramente de los nervios no ha dormido nada en toda la noche, pero sale a la pista como un verdadero campeón: despierto y lúcido. El tenista suizo muestra su mejor versión, domina los puntos con su técnica más depurada, el revés a una mano. Su derecha hace puntos de exposición y su brazo izquierdo le indica a modo de tatuaje todo el camino de adversidades con una cita del dramaturgo irlandés Samuel Beckett. “Siempre intentándolo. Siempre fallando. No importa. Inténtalo de nuevo. Falla de nuevo. Falla mejor”.

Rafa Nadal no tiene que mostrar los tatuajes en el cuerpo porque los lleva en el alma. No se niega a perder, se niega a tirar la toalla. Alguna vez ha manifestado que lo que le hace feliz es saber que ha hecho todo lo que ha podido y si ha perdido, ha perdido. El tenista balear queda exangüe tras un pinchazo en la espalda y enfila el camino de vestuarios para ser atendido por los fisios. El Abierto de Australia se ha cebado con él. Su mano izquierda ha perdido sensibilidad por una ampolla y no ha podido servir cómodo durante el torneo. Haber llegado a la final es casi un milagro.

En la segunda manga el deportista manacorense saca sin fuerzas, apenas puede moverse y Wawrinka continúa exhibiendo un tenis museístico con portentosos golpes de derechas. El suizo ha experimentado en menos de un año que lo entrena Magnus Norman un mayúsculo salto cualitativo en su juego. En cuartos de final ante el serbio Djokovic, número 2 del mundo, tuvo serenidad en los momentos decisivos, que era su principal problema. Resuelto el rompecabezas psicológico, a sus 28 años de edad ya no falla en los momentos cruciales y se ha convertido en uno de los tenistas más belicosos del circuito.

En el tercer set cualquier otro habría dado el partido por concluido. Nadal tiene la espalda clavada en la cruz de la derrota pero magullado decide continuar y como Jesucristo al tercer día resucita de entre los muertos. Vence prodigiosamente 6-3 la manga. Rafa es único, tiene una cabeza privilegiada, no piensa nunca en la jugada anterior, lleva la virtud hasta el máximo de sus posibilidades y hace partícipe al aficionado de sus proezas. Además Nadal paga muy caras sus derrotas. Los deportistas son los héroes de nuestro tiempo y los niños los toman como ejemplo de modelo de conducta. Su tenis enseña que no es lo mismo hacer un punto más que no hacerlo. Aunque se pierda, el esfuerzo no se negocia y con la voluntad no se especula. 

Rafa pierde el último set (3-6) y el partido. El suizo Wawrinka conquista el título, se coloca tercero del mundo por delante de su compatriota Federer, contiene sus emociones y no lo celebra por respeto. «Todos queremos ser como Rafa Nadal», concluye. El tenista español pide perdón al público por acabar así, destrozado. Después de dejarse la vida declara que no es tiempo para su espalda sino para el campeón Wawrinka. 

Así se lo inculcaron desde pequeño. En un campeonato juvenil Rafa perdía un partido 5-0 con la raqueta rota desde el primer juego. Su tío estaba en el campo de al lado, le avisaron y se lo dijo. La cambiaron y al final perdió 7-5. Toni le echó la bronca: «¿Tantos años y no te das cuenta de que está rota la raqueta? y Rafa respondió: «Estoy tan acostumbrado a tener siempre la culpa yo, que no me hubiera imaginado que la raqueta era la culpable de mi mal juego»

Ahora que vuelven los crucifijos, Nadal se merece también aparecer en los colegios de España. Aunque la mejor ubicación sería en el Congreso de los Diputados que hay más niños. Después de esta final una pregunta asola el país: ¿Qué es más difícil que dimita un político o que baje los brazos Rafael Nadal?

El masacrado


Vivimos en un tiempo en el que cualquiera cree poder hacer cualquier cosa. No es necesario adquirir conocimientos ni esforzarse. Nos sentimos superpoderosos. Sabemos todo y valemos para todo. Decía el periodista Andreu Mercé Varela que “el periodismo deportivo inventa cada día una realidad, para el día siguiente desmentirla y crear una realidad nueva”. No se introduce casi ninguna información por el filtro del sentido común. Hablamos de lo peor de los mejores y de lo mejor de los peores. Hemos igualado al tuitero de turno con entrenadores de fútbol de los clubes más prestigiosos del mundo.

Antes ibas a comprar el pan y el panadero sabía más que Del Bosque. Ibas a la frutería y el frutero sabía más que Rijkaard. Ibas al bar y todos sabíamos más que Luis Aragonés. Pero al menos nos mirábamos a los ojos, nos escuchábamos y reíamos juntos. Ahora no hace falta ni dar la cara. Vamos todo el día mirando el móvil, el saber está solo a un click y el discurso tiene un límite de 140 caracteres.

En este clima de falsa erudición y desprecio al otro, masacramos a los válidos. España es un país en el que embisten nueve de cada diez cabezas escribió Machado y el último desdeñado ha sido Manuel Pellegrini. Su error, supuestamente no saber que con 2-4 se clasificaba primero de grupo su equipo. Sin contrarréplicas, juicio express: Pellegrini no tiene ni puñetera idea de fútbol ni de matemáticas.

El técnico chileno se convirtió en el único entrenador que ha clasificado a los octavos de final de la Copa de Europa a tres equipos por primera vez en sus respectivas historias: Málaga, Villarreal y Manchester City. El mejor técnico para dirigir nuevos proyectos. Es una pena que se hable más de ese hipotético error (¿si lo supiera hubiera marcado el cuarto el City? con uno de nosotros de entrenador seguro que sí) que de remontar un 2-0 en Múnich, algo que no ocurría desde 1975.

En su etapa como entrenador del Real Madrid, Pellegrini, ya fue masacrado por la prensa. Sin embargo como un caballero demostró elegancia y talante hasta el final. Él cree que “la filosofía del fútbol tiene que basarse en dar espectáculo desde una perspectiva tanto ética como estética”. Si el respeto y la buena educación vendieran sería portada en los periódicos pero se ve que son mal negocio. 

Pellegrini compaginó el fútbol con el oficio de la ingeniería en Chile. Y de lo que más orgulloso se siente es de haber colaborado en proyectos de reconstrucción de edificios después del terremoto de 1985. Es decir en parte sus cuentas sirvieron para salvar vidas. Por el contrario las cuentas de algunos tuiteros sirven como mucho para mendigar retuits.

Los sueños que siempre tuvo Pellegrini fueron con la pelota: "Papá yo saqué la ingeniería para darte el gusto a ti y me ha ayudado mucho a tener una buena preparación. Pero a mí me gusta el fútbol. Voy a ser entrenador y vas a ver que voy a llegar a Europa y voy a entrenar un equipo grande” dijo por los años 90. La Rosaleda el año pasado le despidió con una pancarta que rezaba así: “Volveremos a dormir para soñar de nuevo. Gracias Ingeniero”

El otro día una amiga, Alejandra, muy inteligente, discreta y moderada, de ciencias -eminencia la llamo de broma y con cariño-, me dijo que el problema es que de fútbol cualquiera puede discutir, de neurobiología no.

En el periodismo deportivo y en el fútbol nadie sabe nada y opina todo el mundo. Reclamar una cultura democrática y una formación en los medios de comunicación es elemental porque la línea entre periodismo y publicidad se difumina y todo se está futbolizando. Desde la política, el deporte, la neurobiología hasta la ingeniería. Incluso esta semana Del Nido ha pedido perdón a sevillistas y no a los marbellís y a Rajoy le pareció emocionante el funeral de Nelson Mandela porque ganamos el Mundial allí.

El fútbol es un fenómeno de gigantesca repercusión. Es la conversación número uno del planeta y si el periodismo no lo analiza desde una vertiente crítica y no lo contextualiza con el mundo acabaré diciendo a Alejandra que ella no tiene ni idea del sistema nervioso, al panadero que no tiene ni idea de pan y al frutero que no tiene ni idea de frutas como a Pellegrini le han dicho que no tiene ni idea de fútbol ni de matemáticas.


'Los enteraos' hacen gracia como chirigota pero no como sociedad. Creo como Nelson Mandela que el deporte tiene el poder de cambiar el mundo pero no con eslóganes ni hipocresía sino mediante actos, conducta y dignidad. Es preferible cometer errores que perder aprecios y el respeto. No podemos tolerar que se persigan más la equivocación y la derrota que la falta de responsabilidad y la trampa.  

Pequeño homenaje a Andalucía

¿Qué pasa en Cataluña? Se preguntaba un adelantado a su tiempo y a su oficio: el gran periodista andaluz Manuel Chaves Nogales. La característica fundamental que destacó fue la del entusiasmo. “En ninguna región de España se sabe lo que es el entusiasmo popular si no es en Cataluña”. El valor del entusiasmo es algo que siempre ha estado presente en la ciudadanía catalana. En menos de dos meses que llevo aquí he notado como los catalanes tienen a los dioses adentro cuando se juntan. En Andalucía por lo general somos más cálidos en el día a día, nos gusta tocarnos, fomentamos el calor humano, saludamos al primero que pasa como si fuera nuestro amigo de toda la vida. Hemos sido la región magullada y nuestra alma siempre ha tenido que buscarse la forma de quitarse las penas. Se tiene una idea muy equivocada del andaluz por España. Nadie ha sufrido como nosotros ni se ha levantado tantas veces pero quizá nos falte de vez en cuando ese entusiasmo grupal de Cataluña.

El Mundial de motociclismo ha encumbrado a tres chavales catalanes, Viñales, Espargaró y Marc Márquez, nacidos en 1995, 1991 y 1993 respectivamente, hijos de Barcelona 92'. Cataluña es una región que mima el deporte. Tiene unas instalaciones para trabajar el talento desde la excelencia y posee una cultura deportiva que no se basa en la aberración del solo fútbol y televisión sino en la calidad y en la variedad de disciplinas. Es una región que practica deportes y que los respeta. Los tres campeones son un desprendimiento de ese pueblo entusiasta. Han demostrado grandeza en los circuitos y fuera de ellos. Son de ese tipo de gente con los dioses adentro. Como indica Martí Perarnau: “el deporte no tiene valores, los valores pertenecen al deportista que es el que los construye. El deporte es solo el medio que emplean para expresar su personalidad”.

Los medios de comunicación deportivos en España suelen funcionar como los medios populares en otros países. José Luis Rojas, profesor de la Universidad de Sevilla y editor de la web Periodismo deportivo de calidad, indica que “el éxito es un valor para la prensa porque es lo que vende y los medios, apremiados por las urgencias y el cortoplacismo, suelen poner más en foco el exitismo que en otros valores como el esfuerzo, la solidaridad o la estética del juego que el héroe deportivo encarna y proyecta. El riesgo es que determinados comportamientos y actitudes de deportistas, al ser destacados por los medios, acaben sustituyendo a otros valores que realmente son más valiosos para la cultura y la convivencia social de una nación”.

Los tres campeones del mundo han servido más para enarbolar la bandera catalana desde una vertiente populista que para transmitir valores a los catalanes. Los periodistas tenemos una responsabilidad social y no deberíamos fomentar una esquizofrénica cultura existista donde se premie el rendimiento antes que la conducta. Los deportistas cada vez son mejores actores y nosotros mejores publicistas. En una actividad de tanta repercusión social creo fervientemente como el gran Dante Panzeri, “la misión que tiene el periodista deportivo es la de pensar para enseñar y educar”. En su libro Burguesia y gangsterismo en el deporte nos abre la mente con sus ideas y pone el dedo en la llaga, “cuando el héroe del estadio es el gran hombre de la nación, es porque la nación se ha quedado sin valores”.

¿Ponemos foco en el valor o en el éxito?, ¿en el recorrido o en la meta? El entrenador Marcelo Bielsa se considera un especialista en fracasos y sabe perfectamente que las adhesiones se pierden cuando se acaba el éxito. Por ello cree que “cuando se habla de virtudes internalizadas, las que entran en la conciencia colectiva por el deporte y por el éxito deportivo indica que no están lo suficientemente internalizadas porque uno está autorizado a pensar que van a salir cuando pierda” por tanto argumenta que “no deberíamos difundir lo circunstancialmente exitoso si el objetivo es transmitir valores. Deberíamos difundir aquellos que no exaltan los valores con su figura. Los valores son más importantes que la figura que se utiliza”.

Aunque también es terapéutico que se destape parte de optimismo en tiempos tan grises. El logro obtenido ha sido merecido e indica la disposición para el trabajo de muchas personas anónimas y el esfuerzo de los campeones. No todo es guardar sueños en los cajones rodeados de enemigos que nos mantienen prisioneros. Seremos lo que queramos ser que escribe Miquel Martí i Pol. Al fin y al cabo Cataluña y Barcelona son un pueblo y una ciudad llena de prodigios y sobran las oportunidades para quien tiene imaginación y ganas de aprovecharlas. Pero sin olvidar que el éxito es la excepción y ganar es perseguir nuestra conciencia.

El abuelo de Marc Márquez, Ramón Márquez, hace un par de años llevaba meses tendido en una cama de hospital. Necesitaba un transplante de corazón. Pero se negaba a más operaciones, 'Pero bueno, yayo, ¿tú quieres verme ganar el título? Pues opérate y yo ganaré para que tú lo disfrutes' le prometió el flamante campeón mundial de Moto GP. Su abuelo nació en el pueblo de Busquístar de la alpujarra granadina de menos de 300 habitantes y fue uno de tantos valientes emigrantes andaluces en busca de trabajo. Un cotidiano ejemplo que podría servir para reflejar que lo que hace grande a Cataluña es la mezcla de unos con otros y la confluencia de culturas; y de que los andaluces no somos jóvenes que no queramos progresar, aunque nuestra tasa de paro juvenil sea del 65% sino que venimos de un pasado caracterizado por el maltrato social.

La autodeterminación de los pueblos es un derecho fundamental y no hay democracia real si no se escucha a la ciudadanía pero rellenar el hueco de los héroes con los deportistas que triunfan se antoja como demagógico y pueril. ¿Se han convertido en los hombres cumbres de nuestro tiempo? Nuestras sociedades están faltas de ideas y de personajes relevantes que estimulen la nobleza. Artur Mas no es Lluís Companys, Susana Díaz no es Blas Infante y Ana Botella no es Tierno Galván. En las peores épocas muchos aluden al populismo y la única forma de eludir esta corriente tan peligrosa es con valores como la sensatez y la honestidad.

Uno de los exponentes más honestos y sensatos de la sociedad actual es el presidente de Uruguay, José Mujica y su discurso es muy necesario en el mundo actual. Además en el tema que nos compete ha sido revolucionario. El programa que se ha implantado en el país sudamericano “un gol al futuro” obligará a los futbolistas a tener los estudios de secundaria terminados para jugar en Primera y la Selección. Una idea que ya dejó antes de morir el futbolista brasileño Sócrates,”prohibiría a los futbolistas que lleguen a Primera sin estudios porque su palabra tiene peso y responsabilidad para los jóvenes”.

Las imágenes de fomento de la lectura en Andalucía, tierra de Lorca, Machado, Bécquer, Góngora, Luis García Montero o Antonio Muñoz Molina, fueron Jesús Navas y Sergio Ramos. Lo mínimo es exigir cierta formación si el deportista ocupa un espacio tan relevante en la sociedades contemporáneas como la de difundir el valor de la lectura. Los periodistas deportivos no somos protagonistas pero somos los testigos de lo que sucede y los puentes entre deportistas y ciudadanos y estamos para cultivar el honor, la alegría y la dignidad, ayudar a descubrir la propia identidad a partir de la ética, defender el deporte como cultura y tratar de que los seres humanos traten de comportarse como seres humanos y no como engranajes de la máquina capitalista como escribió George Orwell en Homenaje a Cataluña.

Sin ningún afán político ni sectorial, la sonrisa eterna y la naturalidad de Marc Márquez es también un pequeño homenaje a los emigrantes de Andalucía. El joven no se ha hecho solo de los caracoles de Lleida. En su sangre también fluye la andaluza. El mundo está patas arriba y por eso he querido darle la vuelta y mostrar otra óptica del triunfo de los campeones catalanes de motociclismo. 

Fútbol camusiano

Se cumplen cien años del nacimiento del Premio Nobel de literatura y portero de fútbol, Albert Camus y su maravilloso texto 'Lo que le debo al fútbol' y la frase mítica del escritor argelino sobre el deporte rey continúan vigentes, “después de muchos años en el que el mundo me ha permitido diversas experiencias, lo que más sé a la larga acerca de la moral y las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol”. El mundillo del balón le estará eternamente agradecido al genuino escritor por dar palabra y discurso a una actividad de ocio que era considerada por muchos intelectuales como un territorio vedado solo para bestias.

La perspectiva de Camus tenía que ver únicamente con la esencia del juego. El del fútbol en el campo: “un estadio repleto de gente de una tarde de domingo es el único sitio en el mundo en el que me siento inocente”, y el del fútbol como escuela de valores:“parar es levantarse como vivir es defenderse. Si no me puedo reconciliar con el absurdo, el fútbol me enseña que sí me puedo rebelar y hacerle frente”.

El fútbol es un fiel reflejo de la sociedad. El mundo contemporáneo ha abandonado la vertiente lúdica, las empresas se han adueñado del balón, que no de las deudas; y el fútbol cada vez se parece más al empresario que al aficionado. Todo se mide por la productividad y el resultado, se va diluyendo el sentimiento y se deshumaniza el deporte por la ausencia de verdades.

Los agentes han tomado un papel relevante en el negocio y se sirven del fútbol una gran cantidad de representantes. La última portada de France Football, creadores del Balón de Oro, ha sido para este afamado gremio y titula 'La guerra de los agentes, los asesores en la sombra'. En las páginas de la revista se explica la plutocracia del fútbol en la jungla de las comisiones haciendo hincapié en los dos leones más fuertes dentro de ella, Jorge Mendes y Mino Raiola. Los dos hombres que más influencia tienen dentro del Mónaco y del PSG que presiden el ruso Dmitry Rybolovlev y el catarí Nasser Al-Khelafi, de 46 años y 39 años de edad respectivamente y ambos entre los 80 más ricos del mundo según Forbes.

Además los redactores de la revista francesa desembrollan los privilegios fiscales, el blanqueo de dinero y las medidas paradójicas tomadas por la Federación Francesa como por ejemplo la bajada del 10% al 6% en el concepto de comisiones, que solo afectará a los futbolistas con menos de 1,8 millones de euros brutos de ficha.

Una de las mecas para sacar rédito de los traspasos es España donde los agentes campan a sus anchas. No existen dispositivos de control y los fondos de inversión están a la orden del día. Incluso el presidente de la LFP, Javier Tebas, se ha mostrado encantado con la llegada de éstos a nuestro fútbol: “Soy muy partidario de que exista esta alternativa. Necesitamos fuentes de financiación porque no tenemos acceso al sector financiero. Si hay gente dispuesta a disminuir u organizar nuestra deuda bienvenido sea y así los clubes serán mucho más competitivos”. Al parece la Liga ya trabaja en una futura regulación que espera tener diseñada para marzo de 2014 a pesar de que la AFE se ha opuesto y argumenta que de esta forma se convierte al futbolista en mera mercancía. La asociación de futbolistas ha puesto como ejemplo la Premier en la que no están permitidas estas vías de financiación.

El artículo 18 bis del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores de la FIFA prohíbe la intervención de un tercero ajeno al club que decida cuándo y cómo se traspasa a un jugador. La UEFA ha declarado que los fondos de inversión son incompatibles con la nueva regulación del juego limpio financiero. Gracias a estos fondos de financiación externa los equipos endeudados obran de puente, disponen de futbolistas fuera de su alcance económico y sirven de escaparate para futuras ventas.

¿Contribuye a la integridad de la competición? ¿Qué ocurre con la transparencia? ¿Se ha puesto manos a la obra la LFP en la regulación o es un globo sonda? ¿Cómo afectarán estos poder fácticos al deporte? Son preguntas que se hacen los máximos organismos del fútbol y los amantes a este deporte pero la única realidad incuestionable es que la mala gestión de dirigentes ha dejado a la mayoría de clubes ahogados económicamente y los que no están al borde del precipicio ya son escombros y están cadáveres. Más de 20 equipos han acudido a concurso de acreedores, la deuda de los equipos asciende a los 3.600 millones de euros y los únicos que han pagado las consecuencias son los aficionados que tienen las entradas y los productos más caros de Europa. Además el presidente de la Liga mientras se iba enriqueciendo al ser el abogado de los concursos de acreedores iba tomando más control por miedo a suspicacias. Se premia al espectador de televisión que es el que da dinero y se maltrata al hincha que es el que ha mantenido vivo este deporte durante más de 100 años. También el Comité de competición se permite el lujo de no reunirse por la festividad del Día de Todos los Santos y nueve futbolistas cumplirán la sanción esta fin de semana en lugar de la anterior. 

Simon Kuper y Stefan Szymanski en el libro 'Soccernomics, el fútbol es así' hablan de los mitos económicos del deporte y sacan a la palestra el término de apropriabilidad: “los clubes no pueden obtener beneficios, ya que no pueden cobrar por lo que hablamos, leemos o pensamos del equipo” y consideran que es el peor negocio porque el mundo saca más dinero del fútbol que el propio fútbol. En el libro 'Niños futbolistas' de Juan Pablo Meneses se cuenta que “la manera más fácil de captar a un jugador de otro representante es haciéndoles regalos y esperando que terminen contratos”. Es decir los niños son comprados con Game Boys para venderlos por millones de euros y los equipos son comprados con créditos y avales para acrecentar la burbuja y traficar con el dinero.

El fútbol del que hablaba Albert Camus era el fútbol que defendió el periodista Dante Panzeri: “Es deporte todo lo lícito que se haga a la vista. No lo es todo lo que esconda alguna cosa o carezca de honor y juego limpio. El deporte es la gran democracia social de la igualdad de mayorías y minorías en cuanto a derechos y oportunidades”. Hoy además es el día del Periodista Deportivo en la Argentina de Panzeri y presentan sus libros para recuperar la memoria histórica culé los amigos Frederic Porta y Ángel Iturriaga en el Camp Nou. El fútbol camusiano es ser hombres rebeldes, ir contra la neutralidad y darle protesta para defenderlo de los que lo destruyen. Ya basta de intentar parecer cultos con el fútbol siendo unos idiotas e intentemos preservar el juego de siempre con relatos llenos de vida como los de los olvidados Paulino Alcántara y Joan Gamper. 

OTRO PERIODISMO DEPORTIVO ES POSIBLE


Trabajar en el departamento de gráficos de un diario como el Boston Globe es el sueño de cualquier amante a la infografía. Chiqui Esteban dejó España para embarcarse en una apasionante aventura rumbo a América. Fue una decisión difícil porque su hija Elisa acababa de nacer pero trenes así siempre hay que cogerlos. Todavía le brillan los ojos de la ilusión que supuso este reto en su vida.

En nuestro país fue director de Nuevas Narrativas de la web la informacion.com y responsable de infografía en los medios del Grupo Joly en Cádiz.

En Estados Unidos ha encontrado un periodismo que escapa de la mediocridad y que reclama el oficio de verdad. Allí los periodistas deportivos son periodistas, periodistas, sin el apellido de deportivo ni fanatismos y hasta Premios Pulitzers. Huyen de lo habitual, son impertinentes pero también profesionales al máximo. Chiqui Esteban da las claves del auge de las plataformas multimedia en el país norteamericano y además destaca el papel de pioneros españoles como Alberto Cairo. Ocurre algo semejante con el Nuevo Periodismo de Truman Capote, Gay Talese, Tom Wolfe, que ya anticipó en el año 1937 el andaluz Manuel Chaves Nogales con su genial obra 'A sangre y fuego'. Ahora todas las narrativas irán destinadas al audiovisual. Ellos saben jugar mucho mejor con las imágenes y además les dejan ser valientes con ellas, quizá como explica el maestro Carlos Pérez de Rozas en nuestros colegios también se debería enseñar a leerlas.

En nuestro país las mentes lúcidas son maltratadas por nuestro tan característico trincherismo. La envidia es algo muy español decía Borges, “cuando algo les gusta dicen que es envidiable”. Se llevan las barricadas, la vileza y el populismo por la falta de cultura. Hoy es un día especial en Boston porque los barbudos de los Red Sox se han proclamado campeones de la Serie Mundial de béisbol y mañana se celebra el día de Halloween. Una metrópoli necesitada de alegrías y que hoy sonríe después de la tragedia de la maratón. Mientras, Chiqui nos fotografía con palabras los entresijos del periodismo del presente y del futuro unos días antes del júbilo de felicidad en la ciudad del MVP Big Papi de más de 37 años. Aquí se pueden ver sus métodos de trabajo y los mejores momentos deportivos de la ciudad de Boston en el Sports Illustrated

- ¿Cómo es el día a día en un periódico tan mítico?

El día a día varía mucho porque ningún día es igual. El que fue mi jefe, Javier Zarracina, ya no está con nosotros. Se casó con una chica de San Diego y se fue a Los Angeles Times. Así que sus funciones las he asumido yo. Eso hace que mi día comience sobre las 10:20 repasando los temas para ver que ofrecer en la reunión de las 10:30. Cuando la terminamos, hablo con la sección y reparto los gráficos entre nosotros. Ahora mismo tenemos las sección algo diezmada porque con el proceso de venta no se podía fichar hasta la firma definitiva que se hizo la semana pasada y teníamos un par de plazas que cubrir, así que siempre hay trabajo de sobra para todos. A las 15.00 tenemos la reunión de la tarde donde vemos qué temas siguen adelante, cuales van a primera y como ha evolucionado el día. Tras ello, un café y suelo hablar con los editores de las secciones para ir cerrando los detalles de los gráficos que llevamos. Sobre las 7 (impensable para un medio español) está prácticamente todo cerrado y sólo queda esperar las correcciones del departamento de Copy-Edit. Me quedo para comprobar que todo está encarrilado, y sobre 7.30-8 me voy a casa mientras Una persona se queda hasta las 22 (turno de noche) para hacer posibles correcciones que puedan surgir o cosas de ultimísima hora.

-Más de 30 premios internacionales y nacionales, uno de los mejores trabajadores en la infografía del mundo y en su país de origen casi no es conocido.

Entre infografistas nos conocemos casi todos y poca gente nos conoce fuera de nuestro mundo. Tanto en España como en USA, la gente que se dedica a esto sabe bien quien soy, la gente que no, no.

(Me doy cuenta de que hemos empezado mal la entrevista. A un infografista no se le debe preguntar por él). Cuéntenos cómo son las redacciones de los Estados Unidos para que las visualicemos ¿Se parecen más a los ministerios, como ocurre en España, o a la serie The Newsroom?

La diferencia principal creo que es lo en serio que el periodismo se toma a sí mismo. En España pasa mucho que si uno quiere ser riguroso, no decir nada que no sepa y ser muy meticuloso con su trabajo, es acusado de 'ser un flipado', 'creerse que esto es el New York Times' o 'no saber de que va el periodismo'. En Estados Unidos es justo al revés. Hay que ser muy muy meticuloso o riguroso, o se te acusa de ´no saber de que va este negocio'. Una redacción no es como The Newsroom, pero se asemeja mucho más a lo que se puede pensar desde una redacción española. Lo que en nuestro país se puede ver muchas veces como una exageración aquí puede serlo, pero no tanto. Y eso hace toda la diferencia. Aquí los temas que se sacan van atados por mil sitios, hipercomprobados, pasados por muchos filtros... Y eso también es posible porque no hay obsesión con la inmediatez, si no con la calidad y la exclusividad. El periódico del día puede valer otro día en casi un 80%, porque la mayoría de los temas son propios, no de agenda. Hacer un periódico es muy distinto, porque los contenidos se dan cuando el periódico cree que deben darse, no dependen tanto de la actualidad, si no del interés del ciudadano. Yo oía mucho en España que había que dar algo 'porque la gente hablaba de ello'. Aquí se dan las cosas que la gente no sabe para que la gente acabe hablando de ello. La otra gran diferencia es la del respeto por el trabajo ajeno. En España si alguien decía que no se debía hacer algo se le tomaba por alguien que pretendía escaquearse de hacerlo, aquí si gráficos dice que un gráfico no debe hacerse por una u otra razón, no se discute apenas, porque se entiende que nosotros somos los que sabemos de traducción visual y que lo que digamos es el criterio válido en nuestro campo. Estas ideas se extienden a mucho más: ves a gente ya con edad que no sólo trabajan en los medios, si no que se fichan ya mayores sin problema, la gente no se cierra a aprender cosas nuevas si no que todos se prestan a, por ejemplo, aprender programación si creen que eso les va a ayudar, los becarios vienen a aprender y se les trata como tal... El periodismo aquí viene a ser todo aquello que sabemos en España que tiene que ser pero que al final no hacemos, muchas veces porque creemos que es imposible. Pero no lo es. Es tener ganas de hacerlo y creer firmemente que es lo que tenemos que hacer, sin fijarnos en qué hacen otros.

Además se van imponiendo las nuevas narrativas y en España estamos anquilosados y no se atreven a apostar por ellas. Hace falta arriesgarse más. Por ejemplo los reportajes audiovisuales del The New York Times son fabulosos, ¿cree que pueden propagarse en el resto del mundo?

Esas nuevas narrativas, los gráficos digitales, etc... nacieron en España. Los primeros departamentos de infografía online fueron los de El País y El Mundo. Pero no tuvieron el coraje o la visión de continuarlos y apostar por ellos. Los comandaban Rafa Höhr en El País, que luego fue jefe de gráficos de The Sunday Times, entre otros; y Alberto Cairo en El Mundo, ahora profesor de la Universidad de Miami y uno de los teóricos más famosos del periodismo visual. Ambos departamentos creados por Mario Tascón, ahora con su propia empresa fuera del 'periodismo tradicional'. Así que eso dice mucho. No es que no sepamos hacerlo, es que no sabemos cuidarlo. Los grandes medios de EEUU tienen a varios españoles en puestos importantes de sus departamentos de infografía: The New York Times, Washington Post, National Geographic, Los Angeles Times, The Seattle Times...
El tema de los reportajes visuales de The New Tork Times es si el resto del mundo necesita extrapolarlos. El NYT tiene unos recursos tremendos y además sabe usarlos. El resto del mundo tiene que pensar qué saben hacer bien y que es lo que necesitan sus lectores, no mirar a ver si pueden aprovechar la última idea que tuvo el New York Times. La parte técnica de los reportajes visuales del NYT no es tan complicada, lo complicado es saber a qué historias aplicarlas, tener la primera idea, lograr hacer periodismo de calidad con ello... Y de eso es de lo que hay que preocuparse: ¿Qué historias quiero contar?, ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo?, ¿Qué necesita mi audiencia saber y como puedo mostrárselo de la mejor manera posible?

-El modelo de negocio del The Boston Globe es de pago y por suscriptores. ¿Es la única forma para sobrevivir? El gran The Guardian por ejemplo no lo hace y ahora todo son pérdidas económicas. ¿Qué otras alternativas existen?

Yo no estoy tan seguro que sea la única forma de sobrevivir. El Boston Globe tiene dos webs: BostonGlobe.com y Boston.com. La primera de pago con un sentido más periodístico, la segunda gratuita con un sentido más de 'página de la comunidad'. La primera es nueva y va muy bien, pero la segunda es tremendamente exitosa. No hay un modelo de negocio único. Cada medio, cada comunidad, cada lugar tiene su propia cultura y lo que funciona en un sitio no lo hace igual en otro. Por eso a veces es absurdo pensar que como el NYT levanta un muro de pago, El País tiene que hacerlo también porque eso funciona. Aquí por ejemplo hay una cultura del pago mucho mayor. La gente no piratea tanto no porque tenga un sentido de la legalidad mayor, si no porque tienen soluciones asequibles de calidad. Y asequible no es gratis. También hablamos de un país en el que la gran mayoría de los lectores es por suscripción y la venta al número es minoritaria. Justo lo contrario que en España. Son cosas con las que hay que contar.

En cuanto a lo de 'bajar el muro' durante la semana de las bombas fue una decisión que se tomó muy rápidamente. Por varias razones, por lo que sé. La principal es que el Globe es para suscriptores, y hay dos maneras de conseguirlos: una es demostrar que lo que está detrás del muro merece la pena el dinero, y esta era una oportunidad de dejar que la gente lo viera en su mejor momento. Otra, más propia de la mentalidad estadounidense, es demostrar que el periodismo es necesario para la comunidad y un servicio público, y que hay que apoyarlo para que todos ganen. Y una manera de servir al servicio público es ofrecer todo gratis y abierto en momentos de emergencia. El resultado de la estrategia fue tremendamente exitoso. Ganamos no sólo una afluencia de visitas gigántesca si no también una enorme cantidad de nuevos suscriptores. Llegaban cientos de mensajes agradeciendo al Globe el trabajo hecho, y anunciando que se suscribirían porque habíamos demostrado que éramos necesarios. No sólo eso: la gente mandaba cafés, galletas, pasteles, pizzas. Es un sentido de comunidad que es difícil encontrar en un panorama tan politizado y dividido como el español.

La venta del Boston Globe se llevó a cabo por 70 millones de euros por el presidente del Liverpool y de los Red Sox, John Henry. Hacía 20 años fue vendido por 1.100 millones de euros.  Reflejo de aquellos tiempos de la burbuja y el despilfarro. Ahora pagan los periodistas rasos y no los magnates de la comunicación. ¿En qué ha cambiado respecto al mandato del New York Times?

Creo que ambos son precios de mercado. Pero que el mercado ha cambiado mucho. Antes los medios eran dueños de los equipos deportivos, ahora es el revés. Es un nuevo panorama y hay que adaptarse. La libertad para crear un nuevo medio online, por ejemplo, hace que ahora haya muchísimos más actores para repartir la tarta publicitaria, que además se ha reducido mucho con la crisis. No creo que haya unos culpables concretos. El mundo ha cambiado. Y el periodismo está mejor que nunca. Otra cosa son los grandes medios. A más actores, papeles más cortos-

Además la venta definitiva se cerró esta misma semana. El trabajo de las finales iba a ser igual con Henry o sin él. Los Red Sox son una parte muy importante de Boston.

- Se ha creado un lazo humano con los hombres barbudos del equipo. Estos relatos siempre enganchan y estos productos narrativos venden en los Estados Unidos como rosquillas. 

Los Red Sox siempre han formado parte del corazón de esta ciudad. Hay Patriots, Celtics, Bruins, Revolution... pero esta ciudad es una ciudad de béisbol. Prácticamente todo el mundo tiene una gorra de los Red Sox . Además, la historia de los Red Sox es la de un equipo que era muy grande y pasó casi 100 años sin ganar nada. De repente, Henry los compra, una franquicia maldita, y a nada de tiempo estaban ganando las Series Mundiales de 2004. Y las de 2007. Como si de repente el Arenas de Getxo resurge de sus cenizas y gana dos Champions. El año pasado los Red Sox sin embargo hicieron una de las peores temporadas de su historia y parecía que todo volvía a ser como antes. Y poco antes de comenzar la temporada, los atentados. A la vez que arrancaba la temporada de béisbol. Los Red Sox, como parte del núcleo de la ciudad, fueron un símbolo. Asumieron el concepto de 'Boston Strong' que surgió del miedo de aquellos hechos. Se hizo famoso el discurso del primer partido tras los atentados, cuando una de las estrellas del equipo, 'Big Papi' Ortiz cogió el micro antes de empezar un partido y acabo su charla con un 'This is our fucking city' que se ha quedado grabado en los corazones de todos los habitantes de la ciudad. Los Red Sox invitaban a hacer el 'first pitch' (saque inicial) de los partidos a muchas de las víctimas de los atentados. Y el equipo defenestrado empezó a ganar, a ganar, a ganar... hasta ser la sorpresa gigantesca del año metiéndose en las World Series. Boston ha visto en los Red Sox ese ejemplo de superación, de luchar contra la adversidad y contra lo imposible; y ellos han contribuido a ese sentido de comunidad del que tanto te hablo con ese 'juego' de dejarse todos barba como símbolo de unidad del equipo. ¡Algunos llevan sin afeitarse un pelo desde pretemporada. Ahora hay mucha gente con barba por las calles, hay un símbolo alrededor del que unirse.

- Un fotoperiodista de lo más prestigioso como Stan Grossfeld, (ganador de Pulitzers de fotografía), ha acabado en deportes. En España se frivoliza con los periodistas deportivos merecidamente. ¿Existe banalización en el deporte por USA?

El periodismo deportivo es periodismo y es respetado. Y en buena parte porque se hace respetar, como te decía en un principio. Aquí se es crítico con quien haya que serlo si se dan argumentos. El año pasado se zurró mucho a los Red Sox por su apatía, por ejemplo. No hay ese ponerse la camiseta, aunque se está con el equipo de la ciudad como parte de la comunidad. Y parte de estar con ellos es criticar lo que se hace mal.

Boston es una ciudad diferente para el tema deportivo. Es tremendamente fuerte en deportes para la población que tiene. Tiene equipos candidatos al título (los Celtics últimamente no, pero sí historicamente) en las cuatro grandes ligas de EEUU (béisbol, fútbol americano, baloncesto y hockey, por ese orden). El deporte es importante y las historias son tan rigurosas, cuidadas e investigadas como cualquier otro tema. Los columnistas son muy respetados. Pero no son 'personajes'.

El clásico de fútbol de España coincidió con uno de los partidos de la final de béisbol. ¿Qué repercusión tuvo el Barça-Madrid? Después del partido los debates fueron destinados ¿Allí se habla de árbitros?

Aquí el fútbol-soccer pasa totalmente desapercibido. Hay más afición de la que esperaba, pero a jugarlo más que seguirlo. Y el que lo sigue sigue sobre todo la Premier, aunque todos conocen al Barcelona y a Messi, eso es tremendo. Luego les suena Cristiano, Iniesta y alguno más. De la Premier conocen más los equipos que los jugadores. Nuestro nuevo dueño lo es también del Liverpool, o sea, que en la ciudad al final también hay curiosidad por ellos. Nadie, ni los más aficionados, estaba al tanto del clásico y era imposible encontrar un lugar para verlo.

En cuanto a lo de las polémicas, hoy es el día perfecto para hablar de ello. Anoche fue el tercer partido de las Series Mundiales. Red Sox y Cardinals empataban a cuatro en el último bateador de último inning (lo que sería el último segundo con la prórroga cumplida) y los Cardinals tenían a dos jugadores en disposición de anotar carreras. El bateador golpea la bola, los Red Sox se hacen con ella y eliminan al primer jugador. Si eliminan al segundo se acaba el inning y hay el equivalente a la prórroga. El catcher pasa al tercer base, este se cae intentado atrapar la bola y no logra eliminarlo en tercera base, pero otro jugador atrapa la bola y pasa al catcher, eliminándolo antes de que marquen la carrera. En ese momento el árbitro dice que no, que la carrera es válida porque al caer al suelo, el jugador de los Red Sox obstruyó al de los Cardinals. Viendo esa norma, bastante desconocida, se puede hacer tanto esa interpretación como la contraria, al ser bastante ambigua. Es una polémica enorme, no soy capaz de compararla en fútbol. Obviamente las ruedas de prensa, el postpartido, y los titulares de hoy giraban en torno a ella. Pero el enfoque es muy distinto. Es más sobre como funciona esa norma, que interpretaciones deben hacerse, si llega a ocurrir esa obstrucción... Pero no hay acusaciones de si el árbitro es casero o no, si llevaba una gorra de los Cardinals de pequeño o si merece nevera. Hay bastante respeto por eso. Las polémicas suelen hacer un ruido muchísimo menor que en la prensa española, apenas las ves aparecer en los medio, pero incluso en los casos en los que se convierte en el centro por ser algo tremendamente extremo, hay un distanciamiento muy claro. Y siempre mucho respeto. Luego hay fans para todo. Pero esos son fans. No periodistas.