LA EFECTIVIDAD DE UNA DERROTA


Primero, recordar el lema que nos hizo Campeones ese que aparecía en el autobús que nos llevaba en cada partido hacia la gloria europea,que decía: Pase lo que pase, España siempre.
Este breve inciso es para aquellos que ayer perdieron un poco el aprecio,el cariño y la pasión tan sólo por no ganar un mísero partido de 36.Un día tenía que llegar y fue ante un rival inferior, sí pero en una Competición subordinada a aspectos económicos de la FIFA en busca de su riqueza y enriquecimiento absoluto.
España perdió ayer un partido ante EEUU y por tanto, perderse una final tan apetitosa para el público como nuestro jamón, pero ganó mucho,percibió la sensación de la derrota que es de lo que más aprende uno,de lo único mejor dicho y eso hará al equipo más fuerte y vigoroso y en sobre manera, se embolsaron un lote de magnífica y brillante cura de humildad ante tanto exceso de confianza generado.
Nuestra Selección no se mostró fina en ningún momento al venir tras cuatro partidos ante rivales sin postín,el partido se complicó y es verdad que tampoco es que EEUU lo tuviera pero es un equipo ordenado, que ha preparado esta cita a conciencia y a la que llegan sus jugadores tan descansados como el merecido descanso que necesitan nuestros jugadores tras una temporada más que intensa.
El juego español fue más espeso entre tanto tupido de hombres toscos, fuertes y muy disciplinados como ese Altidore que es una verdadera mole, un búfalo que el Madrid solicitó hace ahora un año, participó en esta Competición sin jugar en el Xerez,tenía hambre de gol y cuando los bufalos tienen hambre no se apiadan ni de los mejores arqueros como Casillas o defensas como Ramos,Puyol o Capdevilla.
Por el contrario, nuestros matadores: Villa y Torres se encontraban con el hambre sosegada,la mente en otro lugar y la puntería en reposo.
En el centro del campo faltaban: Senna, Iniesta y Silva, que no es excusa pero se acaba por notar, porque Iniesta y Silva son esos futbolistas que juegan en el embudo de nuestra Selección ,entre líneas,en la que los extremos como Capel, Riera o Mata no acaban por explotar.
Perdimos por momentos nuestra esencia,el mago Xavi no tenía a sus socios y se deprimía, Xabi no aparecía y Cesc jugaba en un puesto donde no aporta gran cosa, él es más parecido a Xavi es su relevo, Iniesta es otra cosa, juega bien allí donde le pongas, es único.
Del Bosque tenía la oportunidad de cambiar la cara al partido, de sentar a Torres o a Villa que se estorbaban entre el maremágnum de defensas yanquis, prefirió cambiar a Cesc por Cazorla, más bandas y menos toque,menos amplitud para las subidas peligrosas de Ramos y Capdevilla muy desacertados ayer, o lo que es igual: menos toque, menos España;luego quiso morir colgando balones pero ellos no saben y ni lo intentaban además de ver a Llorente junto a los suplentes que se supone que para estos partidos saldría para intentar resolverlos.
El exceso de confianza mató un día a un equipo que se veía jugándo ante Brasil una final hermosa.
Perdimos en un partido nuestro estilo, un traspié,un resbalón, un pequeño retroceso que posee encubierta una gran efectividad :nos servirá para coger mayor impulso para la gran cita: el Mundial de 2010.El verdadero y genuino jamón que hasta hoy nunca hemos podido saborear.
Más vale alzarse con este jamón aunque sea privándonos de unas pocas lonchitas hoy para que nuestros chicos no se extravien ni se confundan de lo que es el deporte en el que cuanto más ganas, más debes demostrar porque has ganado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

q verguenza contra eeuu

Publicar un comentario