NOS VEMOS EN EL MUNDIAL


Argelia estará en el Mundial, porque salió victoriosa en la "guerra del fútbol" ante Egipto, el Campeón de África por 1-0, con gol de Antar Yahia. Las serpientes del Sahara se comieron a los faraones. Si es que si Zinedine Zidane tiene orígenes argelinos sería por algo.

A mí personalmente Argelia, me recuerda a Ahamada, un saharaui de 14 años al que quiero como se quiere a un familiar. Han sido tres veranos los que he pasado con él ya que vino adoptado por mis tíos a nuestra tierra. Aquí echó barriga, aunque no comía jamón, nos ponía la cadena argelina, veía los dibujitos animados en la televisión y se dirvirtió con la Play Station, escogía a Argelia en el Pro Evolution, yo a la España de los jugones, también le gustaba el Barça de Xavi e Iniesta, por allí llevará la camiseta del Cádiz de Oli que le regalé.

Hace tiempo que no veo su sonrisa eterna, ya no puede regresar por la edad y este verano sentía que me faltaba algo, me acordaba del calor y el hambre que debía pasar el pobre Ahamada en los campos de refugiados del Sahara, en suelo argelino. El mismo calor al que aludo, ayer frío, Ahamada y sus compatriotas lo siguen sufriendo y el hambre sigue acuciando por su tierra y ningún día se van llenos a la cama, llamando cama al suelo frígido del desierto saharaui.

Ellos, los saharauis, viven un drama humanitario. El proceso de Paz está totalmente paralizado y afecta como siempre a los más débiles, 200.000 personas abandonadas en el Desierto. Es urgente que la ciudadanía ayude a devolver la libertad del pueblo saharaui.

Ayer por lo menos se quedó dormido, contento porque Argelia el país donde se refugia, después de un letargo de 24 años, se clasificó para el mayor acontecimiento futbolístico. Su penúltimo Mundial fue en nuestro país en el 82, el próximo será en nuestro, esperemos, Primer Mundial.

El fútbol tiene efecto terapéutico, es el rincón al que aluden los más necesitados. El fútbol no da soluciones, pero sí alegrías. Con la clasificación para el Mundial, se les ha entregado un pequeño analgésico, una anestesia para aquellos saharauis que sufren.

Nosotros los del Primer Mundo que nos enfadamos por cosas futiles y absurdas y que tenemos tantas que no llegamos a valorar ninguna, entre todos PODEMOS logra que un Sahara libre sea posible, uniéndote con tu firma a: www.todosconelsahara.com

Ahamada, un saludo. Nos vemos en el Mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario