CENTENARIO INCIERTO


Es una obviedad. El Cádiz, hoy día está metido inmerso entre los equipos que bajarían al pozo de la Segunda B al finalizar la temporada. No me quiero ni imaginar el año 2010, el del centenario cadista, jugando, con todos los respetos, ante el Jerez Industrial, que como equipo de la comarca deseo que se salve, en el estadio de la Juventud.

Disputadas 18 jornadas, el Cádiz sólo ha vencido en cuatro partidos. El equipo amarillo cuando avanza es a pasos de caracol. Los empates épicos ante todopoderosos como el Betis o el Rayo Vallecano sirven de muy poco si luego no se refrendan con victorias ante los de abajo, desgraciadamente los de nuestra liga. Una liga que se presume como un nuevo infierno para los cadistas.

Un infierno porque no se termina un partido con once jugadores, porque se hablaba más de jeques que de fútbol, porque el ciclo de Muñoz ya terminó, porque Javi Gracia no puede con un conjunto hecho de jugadores que han jugado en Primera que juegan en Segunda pero que realmente son de Segunda B.

La solución podría estar en traer de nuevo a Víctor Espárrago un entrenador experto y preparado que entiende la máxima del fútbol, la competitividad y que Quique Sánchez Flores que intenta salvar al otro Pupas el Atlético, tiene como su maestro desde que lo entrenara en el Valencia.

La paciencia en los banquillos es signo de estabilidad en un club, que se lo digan al otro Submarino el Villarreal con Pellegrini antes y con Valverde después, y por ello, supongo que Antonio Muñoz ya le ha puesto la cruz a Javi Gracia. El máximo mandatario cadista lo que no quiere reconocer es que los que fallan son los que mandan. Por tanto, que vuelva Espárrago es lo mejor a corto plazo para el Cádiz y el cadismo porque desgraciadamente habrá Muñoz para rato. Para eso, vendió el fútbol su propia alma al diablo, con las Sociedades Anónimas los socios, ahora abonados, pintan menos que Los Morancos en las Chirigotas.

Aunque mira por donde si hasta eso es posible,  ¿Por qué este Cádiz va a pasar un centenario en el infierno y no en el paraíso? Piense Muñoz, piense por una vez, piense rápido. El Submarino se derrumba.. Mientras las inundaciones dejan casas anegadas en la Tacita de Plata, los aficionados siguen animando y pintándose la cara de amarillo, piense por una vez en ellos, Muñoz. En los cadistas. Los que sienten en lo más profundo, en el corazón, los colores de sus amores, el amarillo y azul. Los colores de un centenario incierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario