CUMPLIENDO AÑOS. PRIMER ARTÍCULO. KANOUTÉ E INIESTA.

Mi primer artículo en ANESTESIA DEPORTIVA fue dedicado a dos futbolistas extraordinarios pero sobre todo a dos personas. Iniesta y Kanouté, que durante todo este año no han hecho más que certificar que pasarán a la historia sagrada del fútbol. El malí con el Sevilla logró clasificarse para la Champions y el manchego consiguió ese Sextete único con el FC Barcelona y aquel gol apoteósico en Stamford Bridge.  Han demostrado que Machado se sentiría orgulloso de ellos. Kanouté que apoyó a Palestina fervientemente, sigue creando mezquitas en Sevilla, fundando asociaciones y organizando partidos de fútbol por África. Iniesta por su parte, ayudó a un niño con parálisis cerebral regalándole las botas del Iniestazo y apoyó la campaña del Día Mundial de las Enfermedades Raras. Metí la pata a menudo, pero con ellos no me equivoqué. Iniesta y Kanouté. Un tributo para recordar, que en el presente ya son grandes. Somos de los seres humanos, porque el fútbol pasa pero las personas perduran. Un binomio solidario.

PRIMER ARTÍCULO. INIESTA Y KANOUTÉ.

Iniesta y Kanouté, Kanouté e Iniesta. Un pareja de espléndidos futbolistas que cualquier aficionado desearía tener en su equipo, atesoran calidad futbolística como pocos y tanto o más calidad humana.

Iniesta es el elegido para suministrar a España y al Barça la imaginación, la sustancia, la esencia del juego de toque y la inteligencia sobre un terreno de juego.

Kanoute además de encargarse de fusilar y ejecutar el juego del conjunto de Nervión a las mil maravillas, asume el rol de ídolo sevillista sin complejos.

Por increíble que parezca, ni el de Fuentealbilla, ni el malí fueron incluidos en la lista del Balón de oro. A pesar de que nuestra sabiduría futbolística les reconoce como unos de los mejores jugadores del mundo, ningún aficionado se asombró, porque en el fútbol de hoy y en la elección de este premio,todos sabemos que prima el llamado marketing. Kanouté e Iniesta lo tienen complicado, porque no se visten con ropa de última moda, ni se quejan, ni protestan, no se peinan, no visitan al estilista ni llevan adornos en las orejas, ni son perseguidos por paparazzis ni por jóvenes enamoradas de ellos. No son ni Beckham, ni Cristiano.

Futbolísticamente son formidables, como personas son simplemente únicos.Sólo existen unos cuantos jugadores como ellos, de tal manera que hay que cuidarlos y reconocerles su talento único que podemos contemplar una semana sí y otra también. No ganarán balones de oro pero pasarán a la historia sagrada del fútbol como lo que son, grandes futbolistas que rechazaron el modelo repelente y abominable del marketing del siglo XXI.

No sé si será oportuno pero es que mi prosa peca de impertinente. El manchego y el malí me hacen recordar al poeta Antonio Machado, que como expresó era en el buen sentido de la palabra "Bueno" o el ya conocéis mi torpe aliño indumentario. Unamuno llegó a decir de él: "Vengo de saludar al hombre más descuidado de cuerpo y más limpio de alma de cuantos conozco". Machado murió vacío de equipaje y sin llegar a ocupar su sillón de académico.Al tiempo cuando fallece como los grandes escritores es cuando se convirtió en popular y célebre.

Machado si viviese estaría prendado del juego de estos dos futbolistas al igual que lo estamos todos. Porque Iniesta y Kanouté son como nuestro Antonio: personas sencillas, puras, verdaderas, bondadosas y repletas de humildad y solidaridad. Por ello, se merecen toda gratificación con nuestro afecto y cariño. Iniesta y Kanouté, un binomio que formará pronto parte de la historia sagrada del fútbol por ser tales y como son y por enseñar al mundo que algunos futbolistas, además de ser deportistas magníficos son ante todo seres comprometidos. Iniesta y Kanouté son especiales, no sólamente porque posean cualidades técnicas maravillosas sino por sus admirables cualidades humanas. Un binomio solidario. Kanouté e Iniesta.

1 comentario:

Patri dijo...

Joder po la verda es que no tas equivocao pero lo de stamford bridge fue un robo

Publicar un comentario