BULLOCK Y REYES: UN BINOMIO DE GESTAS


Todos sabemos que la victoria en el Palau está muy cara y al Real Madrid de Messina se le antoja como una tarea improbable, que no imposible. Porque el deporte siempre se deja un rincón para las gestas épicas y heroicas. Eso que necesita el equipo merengue. "Jugar 40 minutos a pleno esfuerzo y máximo rendimiento", decía el entrenador italiano tras la derrota este martes. Yo que creo más en los jugadores que en los entrenadores. Y que defiendo a esos jugones que hacen del baloncesto un verdadero espectáculo, es decir todos aquellos que rompen a base de talento con todas las tácticas de los tozudos entrenadores empecinados en ser el foco del juego. Veo totalmente injusto que Louis Bullock y Felipe Reyes no tengan más minutos en este Madrid. Ellos juegan siempre al máximo rendimiento con esa confianza traducida a minutos. Los años pasan, pero la calidad y el talento no se van así como así. Sí, eso de que el que tuvo retuvo. Bullock y Reyes son la medicina que piden a gritos los madridistas. Lucha y constancia en la pintura y puntería y eficacia desde la línea de tres puntos.

En el baloncesto los rivales se van dando golpes de tanteo para desgastar al rival durante los primeros tiempos, pero todo se suele dilucidar en el último cuarto. Por ello, el cierre de los partidos es terreno reservado únicamente para los más grandes. Al Madrid que tiene una muy buena clase media, jugadores contrastados y expertos, capaces de llegar a dos minutos para el final con el marcador igualado en cualquier cancha. Le echo en falta jugadores que saquen petróleo en esta fundamental tesitura de los instantes finales. A parte de las explosiones del gran Llull al que utilizan relativamente poco y sobre todo de apaga fuegos, sólo distingo a dos jugadores del Madrid diferentes al resto. Aunque el míster madridista no esté enamorado de este binomio. Se llaman Felipe Reyes y Louis Bullock.

Si la memoria no me falla, la última victoria madridista en el Palau fue en 2007. Imagínense quiénes fueron los grandes artífices... Pues, quién sino. El campeonísimo binomio: Espartaco Reyes y Sweet Bullock. Presiento que el técnico madridista es una especie de Capello pero en baloncesto, que piensa más en el estudio de los rivales que en otra cosa, por ejemplo no pierde el tiempo en crear un estilo propio, identificativo y temible para los contrarios. Es de victoria inmediata y título ligero-liguero- con gente experimentada y un equipo sólido sin grandes dosis de talento. No quiero con esto criticar las virtudes del técnico Ettore Messina que son muchas. Cada maestrillo tiene su librillo y Messina cuenta con el suyo. Su experiencia y constancia en el éxito le respalda y nadie conoce a sus equipos mejor que los propios entrenadores.

Pero perdónenme, me genera dudas Messina en el Madrid, el Capello del Basket, porque que no tenga un rincón para el talento es molesto para la vista. Y que no diponga en la cancha más minutos a Reyes y Bullock, que lo han dado todo por esta camiseta, es sin duda una decisión muy cuestionable. Espero que rectifique. Y esta noche los minutos definitorios y finales sean para ellos dos. Se lo merecen. Bullock y Reyes tomarán la alternativa. Son distintos. Ellos son de cantos melódicos de heroicidad. Ellos ya saben lo que es ganar en el Palau...Ellos son los indicados para convertir una victoria improbable en creíble. Y es que Bullock y Reyes interprentan como nadie -uno desde la línea de 6,25 y el otro en la pintura- la música de los sueños posibles. Un binomio de gestas y talento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario