EN VILLARREAL VENCERÁ EL FÚTBOL


Hoy se decide media Liga a las 22.00 en Vila-Real. La ciudad del Submarino Amarillo, el Villarreal, que tiene la difícil tarea de sacar algo positivo ante el FC Barcelona. Si el conjuto blaugrana  se juega la Liga en esta jornada 35, el equipo que dirige Garrido está metido inmerso en la lucha por la cuarta plaza que da derecho a disputar la próxima Champions (se encuentra a 4 puntos del Mallorca).

El Villarreal se está acostumbrando a acabar la Liga con el mismo paso firme que los todopoderosos de nuestro fútbol. Sus rectas finales son encomiables. De los seis últimos partidos, ha ganado cinco. Al ser un equipo muy técnico, la entrada de la primavera hace que se sientan a gusto con su instrumento de trabajo, el balón, al cual tratan con delicadeza, como si se tratara de una figura de porcelana. El tridente atacante: Nilmar, Rossi y Llorente con 26 dianas, un gol menos que Messi, se las ingenian para rematar a gol la brillantez submarina.

Juan Carlos Garrido, dos años mayor que Guardiola, y fiel amigo de Manuel Pellegrini, conoce a las mil maravillas la cantera del Villarreal (subió al filial a la Liga Adelante- ahora en puestos casi de ascenso) y ha aprendido lo que tenía que aprender del estilo valiente y atractivo que desplegó el equipo amarillo con el técnico chileno. Y no ha necesitado haber sido jugador de la flor y nata del fútbol para saber a conciencia que el éxito en la élite depende injustamente de factores resultadistas.

Esta noche tiene una prueba de fuego ante el líder de la Liga. El FC Barcelona que llega a la cita tocadísimo tras su dolorosa eliminación ante el Inter de Mourinho. Teniendo en cuenta el pase del equipo italiano en la eliminatoria de Champions, el Villarreal podría optar por entregar el balón al Barcelona, aguantar el resultado  y encerrarse atrás. Pero ni saben, ni quieren. Si el Inter de Milán resistió a todas las embestidas blaugranas con heroísmo. En Villarreal son héroes por elegir el camino que se compromete con el espectáculo.

A pesar de ser una pequeña localidad de cincuenta mil habitantes de la provincia de Castellón, en Milán son más de un millón, dan lecciones con su fútbol. Atacar siempre fue más difícil que destruir. Un equipo pequeño se tiene que defender como sea y como pueda. Un equipo grande, con grandes jugadores como el Inter de Sneijder, Eto´o y Milito, por el bien del fútbol, siempre tiene que dar más.

Es lícito jugar así, pero ni a mí ni a la mayoría de la gente nos gusta. El fútbol se guarda un factor azaroso y aleatorio, por eso nos encanta y genera esa adicción. En el partido de esta noche puede pasar de todo y ganar cualquiera. Sin embargo, con el Villarreal y el Barcelona, pase lo que pase, siempre vence el fútbol. El fútbol pulcro, el que llena estadios, el que hace aficionados y por el que vale la pena pagar los 60 euros que vale una entrada. Justamente en la jornada 35 de la temporada pasada Barcelona y Villarreal empataron a tres en un auténtico recital de buen fútbol en el Camp Nou. Lo que se espera esta noche en el Madrigal. Dos equipos hechos para el disfrute de los aficionados del fútbol, del fútbol de verdad.

1 comentario:

Jandreset dijo...

Ojalá gane el Villarreal, esta jugando bastante bien últimamente.

Publicar un comentario