SOMOS LOS MISMOS

No era el día. Perdimos. Se nos cruzó en el camino un obstáculo inesperado, Suiza. Los albores del Mundial comienzan con un sonrojo que nos servirá de acicate y estímulo para los siguientes encuentros. Esto es un Mundial. No se empiezan a ganar los partidos por el mero hecho de ser favoritos. A veces hay que dar un pasito hacia atrás, para dar dos hacia adelante. En fin, no se vive celebrando victorias sino superando las derrotas. Ya no tenemos margen de error. Pero que no cunda el pánico. Hay que seguir creyendo en este estilo que nos ha hecho grandes y nos ha llevado al mayor éxito de la Historia.

En nuestro país no existe el término medio, siempre transitamos entre los extremos. Y ni antes éramos tan rematadamente buenos, ni ahora tan malos. No hay que volverse locos. No se podía ser tan fetichista, porque aunque sean maravillosos, son humanos. Casillas también falla, y salió con los pies cuando debía haber utilizado sus aseguradas y santificadas manos. Errare humanum est. Por mucho que valga un hombre jamás tendrá más valor que el de ser un hombre, diría don Antonio Machado.


Y hablando de Don Antonio, se me viene siempre a la mente un manchego de cuyo nombre me tengo que acordar, Andrés Iniesta. Estaba tocado, pero en España de las diez cabezas que había en el terreno de juego, nueve embestían y una pensaba. Era él. Andrés. El chico que come aparte y no comete nunca un error, el chico que visualiza el fútbol en Alta Definición y en tres dimensiones y que hace que se pare el mundo cada vez que toca el cuero. La mejor noticia es que su lesión no reviste gravedad.

Siendo optimista, habrá más emoción. El partido ante Chile será un encuentro de deiciseisavos de final. Una Roja que también practica un buen fútbol. O sea, nos viene como anillo al dedo. Nuestra selección sigue siendo maravillosa. Los de Mediamarkt están contentos porque no regalarán más televisores, sin embargo al que no le ha hecho mucha gracia nuestra derrota ha sido a Bielsa, jugarse el pase a octavos ante España no entraba en sus planes. Pues eso, que el arte de vencer se aprende en las derrotas. Estos chicos no van a fallarnos. Los tres errores capitales que entiendo que cometió el siempre reflexivo Vicente Del Bosque nos servirán para mejorar y dar santa sepultura a todos sus enterradores, incluido a Luis Aragonés que estuvo poco acertado con sus declaraciones.

-Xabi Alonso y Busquets no pueden compartir tiempo y espacio en la zona medular porque Xavi pierde peso, se convierte en una herramienta ornamental en lugar de instrumental. Se solapan, se sienten encorsatados y el jefe del gremio pasa casi inadvertido como un empleado subsidiario, cuando todos sabemos de antemano que es el mejor centrocampista del mundo y el que nos otorga la personalidad del Tiqui-Taca.


- Hay que morir de pie y siempre fieles a unos principios. El mejor fútbol que ha desplegado la Selección fue con cinco centrocampistas. Para que se hagan una idea, ayer acabamos con sólo dos sin Iniesta y Silva. Cesc es el último eslabón que requiere  la cadena perfecta, no termina de encontrarse con la elástica roja y el Mundial debe ser el momento del capitán del Arsenal. Si no está en el once inicial, al menos tendría que ser semi-titular para los instantes en los que la Roja quiera exteriorizar todo su arsenal creativo.

- Y ya si apuestas por el Plan B, por la fórmula de los extremos: Pedrito y Navas. Hay que ir con todas las de la ley y con la imperiosa necesidad de un delantero portentoso como Llorente que debería tener un rol primordial en esa tesitura para rematar los centros de nuestros ágiles pulgarcitos. Es la prueba fehaciente de que Del Bosque posee una idea recóndita y personal que difiere con la esencia del toque que nos hizo campeones. 


Villa y Torres no estuvieron finos, les faltó frescura. Hablando en plata, uno viene frito del Valencia y el otro frío después de su lesión. Pero mirándolo por el lado positivo, mejor que llegue el Hat-Trick del Guaje ante Brasil o Portugal que ante Suiza,  para que Torres pueda anotar en otra final. La verdad que fuimos desde el pitido inicial un equipo rimbombante y ampuloso que estaba en constante búsqueda de la frivolité, como la jugada de Villa o nuestros Gili-Córners psicodélicos. Perdimos naturalidad sin hacer uso de lo fácil, que es lo difícil en fútbol. Y a tenor de lo acontecido, hay que agarrarse al clavo ardiendo de la Selección de Baloncesto en el pasado Eurobasket o de la Francia de Zidane a la que nos disponíamos a retirar porque empató con Suiza y Corea  y acabó endosándonos tres goles en octavos. Los líderes del grupo: Íker, Xavi y Puyol, que disputan su Tercer Mundial, tendrán que dar un paso al frente, para que al salto cualitativo y cuantitativo a base de los Navas o Piqués se le saque partido, como ocurrió con Ricky o Llull. También costó y mucho. Fiel reflejo de que lo bueno se hace de rogar. Las cosas de Palacio, van despacio. Y si eres palaciego como Navas con razón.

En el Mundial no estará Marcos Senna y lo echaremos de menos. El hispano-brasileño era nuestro futbolista picapedrero, la escoba que hacía relucir nuestra gran piedra filosofal.   No obstante, no nos engañemos, si el centrocampista del Villarreal no ha sido convocado es porque lleva un año entre algodones. Ya no era el mismo que el de la Euro. No lloremos, la falta del brasileño no será óbice para realizar un gran Mundial.  La grandeza de La Roja es de tal magnitud que ya no valen las excusas de los penaltis no pitados o los goles en fuera de juego. Fue un mero accidente. Si la suerte nos hubiera sonreído, otro gallo cantaría. Estaríamos hablando de severo correctivo o de repaso absoluto. Si es que ganar no es importante mientras hayas ganado. Podemos decir a los cuatro vientos que hemos gastado de una tacada todo el cupo de la mala suerte.

Ya no habrá otro Efecto Mou que nos pare. Eso de ceder el balón al contrario y de proyectar un fútbol especulativo se cumple en dos de cada cien veces. Una la del Inter y otra la de Suiza. Aunque prepárense para lo peor, el portugués sienta cátedra, a reglón siguiente de ganar la Champions con el Oporto, Grecia fue Campeona de Europa.

Pero como se llama el suizo Barnetta, tranquilos.  Somos los mismos.  Quizás un día digamos a nuestros nietos que una selección como Suiza nos hizo más fuertes e impetuosos. Seguimos siendo favoritos. ¿ Alguien duda de los Campeones de Europa ? ¿ No conocen la presión con sus equipos, campeones de Champions como Casillas, Xavi, Puyol, Iniesta, Piqué, Valdés (2), Xabi Alonso, Pedro, Busquets (1) ?  ¿De verdad querrán ser primeros los brasileños si quedamos segundos? 

El partido en sí no es una cura de humildad  para los jugadores,  ya son lo suficientemente humildes y modestos. El problema era de la afición y la prensa. Vivíamos en un paraíso mitificado y ahora una derrota lleva consigo aterrizar a  un mundo trágico.  Pensábamos que esto se sacaba con la gorra y haciendo sólo acto de presencia. Craso error, el considerar la conquista del Mundial como una obligación .  A priori empezaremos a valorar más las próximas victorias, si llegan, que sí lo creo. Yo sigo convencido de que será nuestro Primer Mundial. Los grandes campeones no son los que siempre ganan, son aquellos capaces de levantarse de cada duro golpe. En tiempos de crisis no hay que inventar nada. Somos los mismos. Hasta la fecha, perder el primer partido  es sinónimo de no ganar el Mundial. Sin embargo, estos jugadores nos han hecho olvidar el añejo pesimismo interpretando la música de los sueños posibles. No hay que venirse abajo. Estoy seguro de que nos inyectarán la necesaria vacuna ante el desolador virus de la crisis. A partir de ya, no contaremos los días para la Final, haremos que todos los días cuenten para estar el día 11 peleando por la Copa del Mundo. Esa fecha la guardaremos por siempre en la caja fuerte de nuestra memoria colectiva.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Somos los mismos, los mismos que perdimos contra USA. Del Bosque cagón

Anónimo dijo...

ADIÓS MUNDIAL

Anónimo dijo...

los suizos nos eseñaron la cruda realidad, no eran nada del otro mundo. Silva?

Jaco dijo...

Ya dije que temía echar de menos a Senna. Ayer Busquets y Xabi Alonso estaban para hacer el trabajo que el jugador del Villarreal hizo sin compañía en la Eurocopa. Vale que lleva un año lesionado, pero si está para jugar ahora, habría que haberlo llevado, del mismo modo que sí están Torres o Iniesta (por suerte para nosotros).
Supongo que Del Bosque teme a las selecciones potentes y pone en práctica el juego con el doble pivote. Y ya que lo vamos a llevar a cabo contra ellos, pensará, a mi entender erroneamente, que mejor estar acostumbrados y jugar siempre del mismo modo, sea cual sea el rival.
En fin, hay margen de maniobra, pero ya no podemos tropezar. Esperemos que ya hayamos pasado el mal día de todo equipo en una competición de estas características.

Panorama Fútbol dijo...

Se tuvo casi toda la posesión de balón, pero no tuvimos ocasiones significativas. Tocamos demasiado en horizontal y sin profundidad. El dominio no tuvo sentido porque no finalizamos las jugadas. Siempre ha sido más complejo ganar sin balón que con balón, por lo tanto, necesitamos futbolistas con llegada desde la segunda línea y algo más de rapidez en las transiciones para encontrar espacios.

Un saludo desde http://www.panoramafutbol.es

Anónimo dijo...

Saludos. Viva el Fútbol.

Publicar un comentario