XAVI, NUESTRO D´ARTAGNAN

Xavi Hernández es el alma máter de nuestra Selección y llega al Mundial de Sudáfrica en el punto álgido de su carrera.  El centrocampista catalán es el arquetipo de futbolista que proviene de una cultura arraigada, con una mirada hacia la tradición expuesta en la figura de sí mismo. Es el poeta del balón formado, académico e ilustrado que se amolda a las circunstancias de una determinada estructura, adentrándose dentro de la norma reinante. Su juego es de elaboración, un producto evolutivo que se alimenta del estilo del Barça de Cruyff y Guardiola, del “metafútbol”, un futbolista híbrido.

Siempre reflexivo, de toque sosegado y plácido, con un ritmo implacable a base de técnica y de trabajo para hacer lo aparentemente fácil y así potenciar el juego dinámico de equipo, eso que puede parecer poco espectacular, sin errores y que alude a lo coloquial y a lo clásico, como si de un jugador determinado socio-históricamente se tratara. Su forma de rebeldía es el gusto por lo sencillo, por la normalidad compartida por la mayoría. Eso es lo que le hace único. Un poeta del balompié de los que se hacen. Un futbolista capaz de adaptarse a un patrón para liquidar al rival con su toque, llevando la batuta y la voz cantante de nuestra Selección del Tiqui-Taca y del mejor Barça de la Historia.

Un ejemplo del don Antonio Machado de Campos de Castilla. Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Y al echar la vista atrás se ve la senda que no se ha de pisar nunca más. Es el maestro ejemplar, el profe modélico, el pequeño D´Artagnan que nos llevará al éxito en Sudáfrica.

Lo reconozco llegar invictos, nos hace sentirnos muy optimistas y demasiado confiados, pero esta Selección se ha ganado a pulso el cartel de "favorito". Para ganar, los nuestros sólo tienen que hacer lo que saben, jugar al fútbol como los ángeles. Ahora que la crisis y el paro anegan nuestro país, no hay mayor fuente de ilusión que ver jugar a esta maravilla de Selección. Necesitamos el rincón analgésico al que aludimos los jodidos del país. El fútbol no da soluciones, pero sí alegrías.

La mejor versión de los pequeños jugones como Xavi llegará en Sudáfrica, ellos son los encargados de hacer cada vez más grande a nuestra Selección. Y además ellos han sabido devolver la bandera a todos los integrantes de nuestro país. Ya no reclama sólo a los carcas de turno, eso era el tiempo de la Furia Roja. Ahora ha llegado el Tiqui-Taca, democratización total. Porque no olvidemos que nuestra Selección está hecha a base de chicos modélicos: sencillos y humildes que van a pasárselo bien y a la vez ganan y hacen disfrutar a una nación con la máxima de los Tres Mosqueteros: "Uno para todos y todos para uno".

3 comentarios:

Panorama Fútbol dijo...

Xavi es decisivo en fase ofensiva, tira mucho a puerta, es determinante y tiene una excelente llegada desde la segunda línea. Además, es brillante en el control, en la toma de decisiones y en desahogar el juego dando la pelota al que más tiempo tiene para pensar.

Un saludo desde Panorama Fútbol

Jaco dijo...

Xavi es todo eso y más, pero está claro que él solo no podría. Ha estado en otras dos fases finales mundialistas, además de en la Eurocopa de Portugal, y nuestra selección se quedó por el camino. Eso sí, es el pilar en el que se sustenta una maravillosa generación de futbolistas que coinciden en el tiempo con este genio que los mejora a todos, y de forma recíproca, él se hace mejor con cada uno de ellos. Esperemos que esta simbiosis nos vuelva a llevar al éxito dos años después. Yo sólo temo una cosa, que en algún momento podamos echar de menos a Senna, del mismo modo que en Milán eché de menos a Touré.

Por cierto, interesante el blog, caí de rebote, pero me ha llamado la atención. Uno más que seguir. Saludos.

Lluvia de confeti dijo...

Los pequeños jugones son los encargados de hacernos cada vez más grandes y, sobretodo, cada vez más diferentes. Llevamos tres días de Mundial y todo tiende hacia un mismo lugar salvo, en teoría, nosotros. Xavi es un jugador impresionante, es un coloso, y eso en mi opinión se lo da la diferencia, el apostar por el toque por la inteligencia en un futbol cada día un poco más trotón y vulgar. Y eso se lo transmite al equipo en el que juega y lo convierte en grande, distinto y por ende, temible. Que te teman es un plus incuantificable en una competición como un Mundial, y eso nos lo ha dado la madurez de Xavi.

Muy buen blog.

Publicar un comentario