ALBERTO BENÍTEZ, ADN CHICLANERO



Comienza el mes de julio y a parte de ganar el Mundial y otras muchas cosas estamos esperando impacientemente que llegue el Ciclismo con mayúsculas. Le pese a quien le pese, Operación Puerto incluida, aún debemos creer en la épica, en las exhibiciones de Contador y compañía, y en los ciclistas reducidos a cosa, los sin nombre ni apellido. Ellos tienen un mérito tremendo. Se trata de un deporte en el que el último es el que más trabaja. Es el que más pedalea. Es el que más tiempo está sentado en el sillín haciendo kilómetros y subiendo puertos. Ser ciclista es luchar contra el viento. No hay cantera, no hay patrocinadores y perviven con austeridad y sin poder económico ni mediático. Vivimos en tiempos duros para este deporte sufrido como el que más, del que ahora escuchamos más sobre el doping que acerca de los éxitos de los ciclistas que con sólo una bicicleta hacen disfrutar a aficionados. Y digo hacen y no hacían porque es una obligación para todos creer en la inocencia y honradez de algunos trabajadores de este duro deporte.

Julio, mes para los mortales de playa, sol, chiringuitos, biquinis, calor, vacaciones, portadas de fichajes, ferias, fiestas tras otro curso que vemos pasar. Es el mes en el que los guerreros, los verdaderos púgiles se baten en una lucha sin cuartel en la legendaria y mítica carrera ciclista, el Tour de Francia, más de cien años de historia a través de paisajes maravillosos de montes y llanos que ya no sólo rodean tierras galas, se ha internacionalizado, es una prueba que nos pertenece a todos, es Patrimonio de la Humanidad.

En tierras galas estará representándonos a los andaluces un chiclanero de nombre Alberto y apellido Benítez que lleva impregnado en su ADN el ribosoma del tesón heredado del mismísimo José Manuel Moreno Periñán, hijo predilecto de Chiclana de la Frontera y medalla de oro en los JJOO de Barcelona en la modalidad de ciclismo en pista.

Alberto Benítez corre en las filas del equipo más joven del UCI ProTour, el Fotton-Servetto y en su debut en el Tour espera dar guerra en la lucha por las victorias parciales. Como todo buen andaluz y chiclanero en sus venas le fluye sangre combativa. Y es que fueron tantos hombres de este pueblo gaditano que tuvieron que echar mano de la bicicleta para encontrar un trabajo en Cádiz o San Fernando que algún día un chiclanero tendría que debutar en el Tour. Ya el gran Paco Alba, el inventor de la comparsa, ganó el Premio Especial con la comparsa "Los corrusquillos gaditanos" que cantaba el célebre pasodoble que decía: "vienen desde Chiclana y de otros pueblos hombres en bicicleta a trabajar y el día que hace levante pa que le cuento, después de harto cemento dale al pedal…".

Alberto Benítez tiene en sus manos hacer disfrutar a una localidad muy aficionada al ciclismo y que cuenta los días para que arranque el Tour. Será un pequeño homenaje para todos aquellos trabajadores estajanovistas que como Alberto Benítez trabajaban a destajo para interpretar la música de los sueños posibles.

A partir del día 3 de julio, que comienza el Tour, todos los andaluces seremos Alberto Benítez. Un deportista de otra estirpe. Un ciclista todoterreno con ADN chiclanero.

1 comentario:

El Elox dijo...

Tengo tiempo leyendo tu blog, y sirve mucho para mantenerme actualizado de los deportes en general y alejarme de tanto futbol. Saludos Algonso.

Te dejo mi blog de vuelta http://laselemexicana.blogspot.com

Publicar un comentario