LOS ANDALUCES NO OLVIDAMOS A CABEZAS

La vida se suele reducir a varios momentos, a varios instantes que suelen cambiar las crónicas de una biografía que vamos creando al pasar el tiempo, son las llamadas ocasiones.
Partiendo de esta idea, para mí, un joven de menos de 20 años, que siempre amó ser periodista deportivo, entrevistar por primera vez a un personaje como un jugador de la Selección de baloncesto era cuanto menos una circunstancia y un momento de optimismo y entusiasmo. El primer gran encuentro para este bisoño, torpe y novato joven.

Previamente al pitido inicial y que la entrevista comenzará a rodar, me preparé las preguntas, las pensé como también medité a quien entrevistar cuando me lo propusieron en el periódico, elegí a Carlos Cabezas, un tío que a primera vista era andaluz y dicharachero y cuando lo conoces más impresión de esto se te queda. Un tío ejemplar, ningún tipo de problema.

El pitido del árbitro que indicaba el comienzo de este mi primer encuentro se hacía de rogar, el jefe de prensa de la ÑBA, ponía sus primeras pegas, "el base malagueño tiene un encuentro televisivo con Canal Sur quizás no pueda entrevistarlo".

Nada más lejos de la realidad. Comenzaban los periodistas a entrar al entrenamiento, y fue entonces cuando Sergio Scariolo los mandó al centro para hacer piña. Cuando finalizó la arenga, los periodistas buscaban a sus presas. No vi ningún tipo de zancadillas entre compañeros, es más sólo tuve que ir a buscar a Carlos Cabezas que estaba junto a Raúl López para hablar unos minutos con el malagueño.

Ya se asomaba la entrevista, primero unas palabritas con él explicándole sobre que temas íbamos a centrarnos y abordar. Mientras, mi grabadora temblaba como si yo fuera un enfermo de Parkinson. Le empecé a disparar los primeros tiros a los que Carlos respondía sin tapujos. Así iba transcurriendo cada vez con más tranquilidad, más distendido y relajado, el principio era para abrir boca...

Me noté una considerable mejoría con el paso de los minutos. Me habló de su relación con Orlando Magics, sobre Pau Gasol, sobre sus ganas de revancha con Rusia. También le organicé una serie de fotografías con sus mejores momentos, que imprimí en la clandestinidad en la impresora de mi casa. Le encantó la idea. Rememorar los tiempos pasados no tiene precio. Por ello, quería recordar mi entrevista a Carlos Cabezas justamente hoy. No estará en el Mundial de Turquía y aún no ha encontrado equipo pero oigan, se merece un club grande y de postín por ser un 10 como base y un 12 como persona . Siempre me acordaré de él. Y seguro que vosotros también. Es un artista y ha pintado los mejores cuadros del baloncesto andaluz a base de esfuerzo, dedicación y dirección de equipo. Carlos, Andalucía no te olvida. Sabemos que eres un grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario