OS ECHAREMOS DE MENOS

Días tristes para los madridistas puros. Las marchas de los capitanes Raúl y Guti significan el adiós a los dos últimos grandes representantes de la esencia merengue. Raúl, el hombre ejemplo, encarna los valores del Madrid mejor que nadie: la fe, la raza, el orgullo, la casta, el compañerismo, el saber estar, el compromiso. Raúl es el Madrid. Guti es distinto, diametralmente opuesto, él es un genio incomprendido, un rebelde sin causa que siempre ha intentado fascinarnos con una acción sutil y selecta como ese pase gútico. Siempre ha sido Guti, siempre ha ido de frente. 

Soy reacio con las despedidas, pero me gusta dejar las cosas claras. Veo injusto que se presenten a Kaká y Cristiano Ronaldo a bombo y platillo como los reyes del mambo con unas presentaciones de estrellas de rock y que Raúl y Guti se despidan entre bambalinas, a media voz y por la puerta de atrás cuando se merecían un adiós más que por todo lo alto. Guti siempre dejó su marca distintiva cuando le llegó la inspiración. Guti es símbolo del fútbol escrito cuando el fútbol quiere. Raúl es la bandera del Real Madrid. Ahora le faltaba la frescura de aquel mejor jugador del mundo sin ser el mejor en nada, pero siempre será poseedor del espíritu batallador, ese alma del Real Madrid. Se marchan de beca Erasmus para dejar paso a las nuevas generaciones. El 7 cuando vuelva de su experiencia continental tiene un puesto asegurado en el banquillo como un Pep Guardiola del Madrid.

He vivido 15 años de mi vida junto a ellos dos, junto a sus goles, sus pases, sus títulos y ahora no me creo que se vayan. Soy un fetichista más y los he admirado, los he querido, los he amado. Sólo recordarlos un momento y las lágrimas casi empapan el monitor de mi pantalla. Ya nada volverá a ser como antes. Echaremos de menos a Raúl y Guti. No los olvidaré y si alguien me pregunta cómo sería mi jugador favorito siempre diré que una mezcla entre las genialidades de Guti y la inteligencia de Raúl. Que os vaya fenomenal. Fui del Madrid por vosotros. Os seguiré a donde vayáis. Millones de gracias.  Aquí, un raulista, un gutista y un nuevo aficionado del Besiktas de Guti y del Schalke de Raúl.  Y tranquilidad, los madridistas saben que es un hasta luego, serán eternos, el 14 y el 7 os pertenecen. A los más grandes la justicia siempre les llegó con el paso del tiempo. Y Guti pudo serlo y Raúl lo fue, lo es y lo será siempre.

3 comentarios:

Jaime dijo...

Dos grandes que llevaremos en el corazon toda la vida, únicos, que es lo que les han hecho especiales.

Raúl, nunca fue el mejor en nada pero era el mejor de todos.

Guti, el tío con más calidad del fútbol español.

Casualidades de la vida ninguno ha estado en el amyor éxito del deporte español.

maría t.g dijo...

Guti es un genio, el rey de los pases imposibles cuando el tenia ganas de jugar, unos de los grandes nombres de la historia del madridismo.
Raúl es el gran capitán, el capitán eterno, y para muchos personas (entre las que me incluyo) el mejor jugador español de todos los tiempos y unos de los mejores del mundo, aunque nunca se le haya reconocido como tal. Es la persona que mejor representa todos los valores del madrismo y el jugador que sin destacar en nada, es bueno en todo.

Gracias a los dos por todos estos años de fútbol.

María t.g dijo...

Guti es un genio, el rey de los pases imposibles cuando el tenia ganas de jugar, unos de los grandes nombres de la historia del madridismo.
Raúl es el gran capitán, el capitán eterno, y para muchas personas (entre las que me incluyo) el mejor jugador español de todos los tiempos y unos de los mejores del mundo, aunque nunca se le haya reconocido como tal. Es la persona que mejor representa todos los valores del madrismo y el jugador que sin destacar en nada, es bueno en todo.

Gracias a los dos por todos estos años de fútbol

Publicar un comentario