ACORDÁNDOME DE PENTI

De pequeños cuando salíamos a la plazoleta con nuestras bicicletas tras ver el Tour, escogíamos para correr a nuestros ciclistas favoritos. Y yo siempre me pedía a El Chava Jiménez. Una leyenda. Un tipo capaz de lo mejor y de lo peor, pero que nunca pasaba inadvertido. Que sabía cuándo y dónde iba a ganar y que poseía ese especial carisma de los más grandes que logran enganchar a la gente interpretando la música de los sueños posibles.

Ya sin más opciones de medalla para los andaluces en el Europeo de Atletismo, me viene a la mente un hombre del que muchos habrán perdido la pista a la par de que ha ido dejando el tartán por el cross. Se llama Antonio David Jiménez Pentinel. Más conocido por todos como Penti. Al que algún día emulé con mi cadenita de oro al viento mientras corría. Él posee todos los atributos y cualidades del fallecido ciclista abulense. Especial, excéntrico y simpático. Siempre va de frente, vive como corre, al ataque y cuando tiene una oportunidad no se la piensa, con uñas y dientes tira para adelante inesperadamente. Puede que lleven razón y que sean irregulares, pero resulta que siempre que se han quedado atrás es porque no les quedaban más fuerzas y se desgañitaron el día anterior. Por lo que no se trata de irregularidad sino de honestidad.

Esta tarde-noche se disputa la final del 3000 obstáculos y muchos echaremos de menos al gran Penti. El sevillano lleva muchos años sin aparecer en las grandes citas. Esta misma temporada disputó la prueba que le hizo dar el salto a la fama en los Juegos Iberoamericanos en San Fernando y tuvo que abandonar. Y en los Campeonatos de España no se hizo con una plaza para los Campeonatos de Europa que se disputan en nuestro país.

No obstante, el Campeón de Europa de 3000 metros obstáculos en 2002 como el Chava es un campeón, porta el gen ganador y es un retador por naturaleza. El ciclista abuelense nos dejó algunas frases para la historia como: “Yo, o todo o nada. Si no puedo ganar, ni me molesto en intentarlo” que también tiene como regla Penti. Al final el Chava nos abandonó como menos le gustaba, a contrarreloj y es que cuando todo lo había coronado en las cimas del ciclismo, no le quedaba nada más alto que el cielo.

Penti tiene 33 años, pero aún le queda mucho por hacer en el mundo del atletismo. Pronto lo veremos en las grandes citas del panorama internacional. Como en el Cross Mundial de esta temporada al que no faltó, enfundándose de nuevo la camiseta que ahora está de moda en todo el planeta, La Roja. Las jóvenes promesas del atletismo deberían echar un vistazo a atletas como Penti. Para avanzar e ir seguro en el camino, es necesario estar constantemente mirando el espejo retrovisor de la vida. Allí en la caja fuerte de la memoria con una huella indeleble queda guardado su sprint prodigioso en Munich para coronarse Rey de Europa en los 3000 metros obstáculos. El Chava estaría muy orgulloso del sevillano. Hoy en la final del 3000 obstáculos me acordaré de los dos. Espero que vosotros también.

1 comentario:

SE dijo...

Has nombrado a dos magníficos deportistas. A cada cual mas bueno. Desde luego me acordaré toda mi vida (o al menos lo intentaré) de estos dos luchadores. Que grandes.

Publicar un comentario