SEVILLA ES CICLISTA

Mañana arranca el espectáculo de la Vuelta ciclista, que este año parte desde nuestra capital. La ciudad sevillana será el centro neurálgico del mundo de la bicicleta durante unas horas y Andalucía el epicentro de la imagen que promueve nuestra carrera por el mundo. Nuestra región quiere proyectar nuestra cultura y una buena forma de incentivar el turismo es mediante el deporte. Quince años lleva esperando la capital hispalense una etapa de la Vuelta. La última etapa que se disputó fue en 1995, cuando el francés Laurent Jalabert, actual seleccionador de ciclismo de su país, se proclamó campeón de la quincuagésima edición por delante de Abraham Olano, hoy director técnico de la Vuelta.

Probablemente, el hecho de que Sevilla sea completamente llana no haya ayudado mucho al protagonismo de la ciudad en el mundo del ciclismo. No fue esto un impedimento cuando nació la carrera allá por el año 1935. En aquella primera edición, la undécima etapa correspondió al recorrido Granada-Sevilla. Esta edición sirve para rendir triubuto a una ciudad que cada día sale más con las bicis como medio de transporte. En la ciudad del Guadalquivir las cuestas de grandes puertos no abundan. Todo es llano, a nivel del mar, pero sus calles tienen un color especial y la Giralda presume orgullosa de ver a los sevillanos en sus bicicletas montados para ir a trabajar. Y ahí reside la magia ciclista de Sevilla. Una ciudad que se ha erigido como modelo a imitar por esas ganas de montarse sobre dos ruedas y volar con los pedales en una ciudad llena de vida que huele a azahar. Mañana los mejores corredores cruzarán nuestra capital y seguro que en sus venas quedará impregnada la sangre del arte andaluz para seguir con mejor humor su largo camino de kilómetros por España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario