TRAGEDIA DE CHAMPIONS

La derrota ante el Sporting de Braga ha traído un sin fin de dudas por resolver. Y Álvarez podría convertirse en la cabeza de turco de la noche fatídica en el Pizjuán.

La tragedia vivida en primera persona por el sevillismo dentro de su santuario va a pasar factura en el seno hispalense y podría dar lugar a cambios en el organigrama técnico. Tras el carrusel de despropístos, el entrenador Antonio Álvarez es el foco de todas las miradas y el centro de las críticas. La figura del entrenador ha quedado muy tocada. La imagen exhibida por el Sevilla en los mejores escaparates posibles, en la meca del fútbol del tiqui-taca, el Camp Nou y la máxima competición continental, la Champions, ha sido lamentable. Ocho goles recibidos en cuatro días. Tras la marcha del central Squillaci al Arsenal con incertidumbre, le han aparecido las dudas y le han salido los enanos al conjunto andaluz en defensa. Y con ello la entidad sevillista ha visto cómo se tiran por la borda un título y en torno a 20 millones de euros, el 20% del presupuesto.

Los aficionados sevillanos están al borde del infarto. Pero mostraron su grandeza en momentos críticos. Aunque pitaron a los suyos y sacaron algunos pañuelos, la circustancia no fue óbice para encontrar un momento de aplausos a un rival que se merece que una afición como la sevillista le rindiera tributo por su superioridad manifiesta. Le pintó la cara, le sacó los colores y le dio un baño a un club que iba a ser cabeza de serie en el bombo de la Champions. Todo sin poseer ninguna gran estrella y a base de la filosofía del gastar poco y vender mucho, siempre con el cinturón abrochado para abordar los fichajes, sin embargo capaces de clasificarse por delante de grandes portugueses como Sporting de Lisboa y Oporto y de eliminar a Celtic y Sevilla en Champions.

En el fútbol no se gana por el mero hecho de ser favorito. En la eliminatoria se colocó el sambenito al club luso y el Sevilla no por ello y va a salir victorioso. La desubicación de los pupilos de Álvarez ha sido palpable a todas luces. Palabras como grotesco y esperpéntico sirven para calificar el papel del Sevilla en la fase previa.

El técnico de Marchena que fue el segundo entrenador en la época de Juande, cogió el timón del equipo sevillano después de que su homólogo Jiménez empatara con estrépito ante el Xerez. Antes de su llegada, sonó Luis Aragonés que declinó la oferta para ser el hombre encargado de dirigir al equipo sevillano. Tras dos meses al mando del equipo de sus amores, Antonio Álvarez cumplió los objetivos. El gol de Rodri en Almería le dio la clasificación al Sevilla para esta fatídica fase previa de la Champions y además la consecución de la Copa del Rey frente al Atlético puso el broche final para una buena campaña.

A pesar de lavar la imagen conseguiendo la clasificación para la Champions y conquistar la Copa del Rey. En segundo plano siempre salía a la palestra el nombre de Gregorio Manzano como entrenador para la temporada venidera. La apuesta por Álvarez parecía forzada y ahora vuelve a tambalearse. Nada más consumarse el fracaso, el técnico sevillano queda en entredicho. Monchi y Del Nido hablarán el asunto hoy y tomarán una decisión. Los nombres de Gregorio Manzano y Marcelino volvieron a aparecer anoche por los pasillos del Pizjuán. El agente de Manzano, García Quilón, se encontraba ayer en el estadio acompañando a Alexis Ruano. Y Marcelino siempre fue del agrado de la secretaría técnica andaluza. La tragedia fue de Champions, de las gordas. El proyecto Álvarez se tambalea.

La renovación de Luis Fabiano se complica. Sin embargo, la gran duda ahora es cómo acometer la renovación del estandarte sevillista, un chico de oro como Jesús Navas. Un Campeón del Mundo y por el que suspiran muchos grandes clubes europeos que pueden asumir una ficha acorde al nivel del extremo sevillano.

El estadio sevillista en general y el. fondo norte en particular se acordaron de su Presidente 'Del Nido ratero, ¿dónde está el dinero?' cantaton y es que quieren explicaciones de por qué se han vendido a Adriano y a Squillaci para traer a Dabo y Alexis. La jugada no siempre iba a salir bien. El sevillismo ha dicho basta. Los mejores del SuperSevilla como Poulsen, Keita, Alves fueron sustituitos por hombres como Duscher, Romaric y Konko y las grandes inversiones nunca han demostrado ni un ápice de la cantidad pagada por ellos. 8 millones por Chevantón, otros 8 por Mosquera, 5 por De Mul, 9,5 por Acosta, 12 por Koné, 18 por Negredo. Y además futbolistas emblemáticos como Kanouté y Palop se van haciendo mayores.

Enmendar el error está en manos de la secretaría técnica. Volver a los orígenes es lo mejor que le podía pasar al Sevilla. A veces hay que dar un paso atrás para darse cuenta del verdadero valor de las cosas y así coger de nuevo impulso. La Europa League (UEFA antes) fue la competición que hizo grande al Sevilla y sólo conquistarla aseguraría un buen montante de dinero para paliar esta crisis institucional. Lo que no podemos asegurar es que Álvarez seguirá en el banquillo del Sevilla. Las cartas están sobre la mesa. Hoy habrá más noticias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario