CEREBROS DESPERDICIADOS

Tanto se rehizo el Sevilla que al final se ha deshecho. El agujero que tenía el Sevilla en la zona ancha del campo, la que otorga personalidad a un equipo, ha sido tapada con parches durante los últimos años. Desde las salidas de Martí, Maresca (2 millones), Keita (14 millones) y Poulsen (10 millones) el sevillismo no ha visto a un jugador capaz de ser el timón de la parroquia hispalense. El Sánchez Pizjuán echa de menos el toque de un centrocampista puro. Un Xavi. El Sevilla ha tenido cerca la contratación de muchos cerebros pero al final no se llegaron a fraguar. Se han preferido medianías como los africanos Romaric (8 millones), Zokora (9 millones), el italiano Guarente (6 millones), el argentino Duscher (2 millones) y la cesión de Cigarini (un millón por la cesión).

El más renombrado fue el caso de Borja Valero. El ahora futbolista del Villarreal estuvo a punto de firmar el contrato con el conjunto andaluz. Estaba todo pactado y el acuerdo casi cerrado pero una subida de precio por parte del club propietario, el West Bromwich Albion hizo cambiar los planes. Pidieron siete millones y la cúpula sevillana resabiada solo ponía sobre la mesa cinco. Al final apareció el Villarreal, mucho más inteligente y se llevó al canterano madridista por esa irrisoria cantidad.

Otro caso llamativo ha sido el de Afellay, flamante fichaje del FC Barcelona. El centrocampista tulipán mostró públicamente su interés por recalar en las filas del Sevilla. No se firmó nada y se dejó el tema abierto. Al final los cantos de sirena del equipo culé convencieron al fino jugador holandés en un periquete.

El serbio Kuzmanovic también estuvo en la agenda de Monchi. Y el representante del jugador balcánico llegó a reconocer un "acuerdo verbal" con los sevillistas.

Más ejemplos curiosos. Los de De la Red y Granero que terminaron por preferir el Getafe. Y uno que podría también haber cambiado el sino del Real Madrid. Se trata de Mesut Özil. En la temporada 2009, el por entonces jugador del Werder Bremen estuvo en la órbita del Sevilla sin embargo las altas pretensiones del equipo bávaro echaron para atrás a los altos dirigentes del club sevillano. Hubiera sido el gran salto cualitativo que necesitaba este equipo.

Ahora también se mira de cerca a la Bundesliga. Ivan Rakitic es el primero de la lista. Saldría en invierno pero las novias no le faltan al jugador croata. El Atlético será el otro gran competidor por hacerse con los servicios del centrocampista del Schalke 04.

El cerebro es un órgano vital, rige el movimiento en el cuerpo humano. El Sevilla ha pululado como pollo sin cabeza hasta que la situación ha sido insostenible. Muchos oportunidades han sido desperdiciadas y ya no se puede errar más y reincidir en el mismo error. Hace falta un centrocampista de etiqueta.

1 comentario:

Publicar un comentario