EL REY VIEJO Y EL PRÍNCIPE AZUL

Unai Emery tiene una plantilla llena de alternativas. Si la temporada pasada se comentaba que no le sacaba todo el jugo al arsenal del banquillo, en el Valencia de este curso no se puede discernir entre titulares y suplentes.

El técnico valencianista emplea a todos sus hombres a fondo y ninguno se siente acomodado y con el puesto asegurado. Sin embargo, este hecho puede ser contraproducente y pernicioso en una demarcación tan específica como la de portero.

La decisión de dejar en el banquillo al joven de 23 años Guaita, ha sentado como un jarro de agua fría en la ciudad del Turia. Se ha visto como una opción leonina e injusta el poner en el once al experimentado César tras las dos buenas noches que tuvo Guaita bajo palos en plazas como el Bernabéu y Old Trafford. Además todo ha venido de la mano de una mala actuación del portero ex-madridista ante Osasuna. La ley de Murphy se cumple a rajatabla en el deporte rey. Cuando algo puede salir mal, saldrá mal.

César vive en primera persona una situación similar a la que vivió en sus propias carnes años atrás en el conjunto blanco. De eso hace ya una casi una década, cuando le arrebatara el puesto de titular a Iker Casillas. Al final la suerte estuvo de lado del ahora mejor guardameta del mundo y tras una lesión de César en una final apoteósica para el madridismo ante el Bayern Leverkusen, el de Móstoles se convirtió en el héroe merengue con tres paradas memorables.

César tenía 31 años y Casillas 20. Actualmente con 39 primaveras le sucede algo parecido con otro JASP (Joven Aunque Sobradamente Preparado) Guaita y una incipiente carrera pero con un Zamora en Segunda División en su haber.

Se repite la historia. En sendas películas a César le ha tocado ser el rey viejo y además luchando ante dos príncipes azules. El fútbol es muy desagrecido. Y si Casillas es el mejor portero del mundo es porque César le dio guerra y apretó desde atrás. ¿Quién sabe si algún día lo será Guaita? Mucha culpa tendrá César. Aunque sea mayor es un luchador nato. El príncipe Guaita tiene una oportunidad de oro de madurar junto a un rey curtido en mil batallas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario