EL OSTRACISMO DE CANALES Y P.LEÓN

- Luis Molowny, mito merengue, entrenador y primer director de la cantera del Real Madrid: "Denle cariño al jugador".

Somos poquita cosa los humanos. Contextulaes, prismáticos y circunstanciales, así que no debemos trascendentalizar. Aunque si que es verdad que hay situaciones que me cuestan entender en el complejo mundo del fútbol. Mourinho sigue sin dar minutos a Pedro León y Sergio Canales. Esta vez ni fueron convocados al último partido ante el Levante en el Bernabéu, uno de los encuentros a priori más asequibles de la Liga. Los chicos son jóvenes y vienen de ser revelaciones en Getafe y Santander pero esta temporada han cambiado su rol y son postergados en el equipo blanco. A ambos jugadores los trajo a la Casa Blanca el director deportivo Jorge Valdano. Mourinho no estuvo al corriente y tuvo que ver vídeos para conocer sus cualidades. 

¿Casualidad o causalidad? No quiero ser mal pensado, pero el pulso entre técnico y director deportivo ha llegado a puntos insospechados. El divorcio es palpable y casi esperado. Valdano ha decidido estar como los discípulos de Descartes, dejando que el silencio ponga a cada uno en su lugar. Quintándole la pistola de matar. El argentino le ha hecho sus deseos órdenes: Adebayor fichado y él ya no viaja junto al equipo. Cuando se unen a dos gallos de filosofía contraria terminan por chocar. Es ineludible. Florentino lo sabía, Valdano y Mourinho no son traidores y ya avisaron. "Traer a Mou tiene su lado positivo y su lado negativo". "No me creo que un director deportivo quiera entrar en un vestuario a hablar a los jugadores" El problema reside en la puesta en escena. El máximo mandatario blanco nunca pensó que las disputas se escaparían del corral.

A Mourinho no le convencen ni Pedro León ni Canales pero tampoco los dejó irse cedidos. Igual porque entiende que podría jugarle una mala pasada. ¿Y si presta el mantel a otra mesa y nos damos que cuenta que valdrían para hacer más que el avío? ¿Y si se salen de forma considerable fuera del Madrid? Tiene más que perder que de vencer. El verbo que siempre predica Mou, El Hiper-Líder que reta desde su sillón como un campeón: esto si no lo arreglo yo, no lo arregla nadie.

Los dos jóvenes centrocampistas están pasando un momento delicado. Son los hombres 20 y 21 en discordia, ya por detrás de Adebayor que vino hace un mes. Y hasta el propio Adán, tras la expulsión de Casillas, ya ha disfrutado de más minutos que ellos.

No sé si es un tira y afloja de Mourinho, si lleva razón o no, si no dan lo mejor de sí en los entrenaminetos, pero de lo que no tengo ninguna duda es que la peor forma para que vuelvan a disfrutar Pedro León y Canales del fútbol es mediante el ostracismo. Salvo que no tenga solución, no está bien señalar. El luso ya los ha recriminado públicamente mandando algún que otro recadito: "algunos prefieren dar la espalda a las dificultades". El Madrid siempre navegó en la rectitud sin dedos acusadores. La complicidad es vital con todos los integrantes de una plantilla porque nunca sabes si los acabarás necesitando.

Canales y Pedro León sin ser hiper-líderes no desentonan y pueden resolver alguna que otra papeleta. Por poner un ejemplo, el extremo murciano en San Siro ya marcó el gol más importante del Madrid esta temporada. Por lo menos ya han viajado con el equipo y estarán en Lyon. El Madrid siempre trató a sus futbolistas con mimo. Como proclamaba Molowny, el gran maestro sin estridencias, del que aprendió Del Bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario