VILLA-TORRES, PAREJA DE HECHO

El Villa-Torres es uno de los mejores binomios del mundo
Dudar de Torres es ininteligible. El Niño pertenece al linaje de los campeones: cuando más se le señala, en mejor disposición aparece. Es verdad que en comparación con Villa sale mal parado y que no se encuentra en su mejor momento de forma. Pero no podemos obviar su tremenda calidad. Y los que atacan de números, podrían dedicarse a revisar sus guarismos. El que nunca marca, es el 5º máximo goleador de la historia patria y el que nos dio aquella ansiada Eurocopa. 

La función de Fernando Torres a veces pasa desapercibida, como explicó el lacónico pero genial Iniesta. Fija a los defensores. Pelea con todos sus marcadores. No es un delantero que cumpla solo si marca gol, dota al juego de más personalidad y carácter. Es el que abre espacios y el camino a David Villa. El asturiano es menos sin su compañero de delantera. Llorente se encuentra más acertado, sin embargo si queremos la mejor versión de nuestro máximo goleador histórico, la aparición de Torres es esencial.

El ariete del Chelsea es el complemento ideal del Guaje. La simbiosis es evidente. Después del Mundial. Villa solo ha jugado con Torres en dos ocasiones, ante Liechestein y la República Checa sumando tres tantos. En ese transcurso de tiempo no ha visto puerta ante Colombia, Portugal, Lituania y Argentina y curiosamente no jugó junto a su pareja favorita. Y es que Villa, tras coronarnos campeones del mundo, solo ha marcado una diana sin la presencia del Niño, ante Escocia.

Villa y Torres se profesan amor mutuo. Son pareja de hecho (ya en la Eurocopa el propio Villa se rompió un dedo al abrazarse junto a Torres). Se entienden a las mil maravillas. En 135 minutos con Torres, tres goles para el Guaje. En 265 minutos sin él, un tanto para nuestro Pichichi nacional. Por algo será.


No hay comentarios:

Publicar un comentario