RAÚL: UN HOMENAJE AL FÚTBOL

El Raulismo que practicamos los que creemos en el carácter inimitable del 7 está de enhorabuena. Raúl González Blanco sigue haciendo versos en el fútbol con su prosa heroica. El delantero está a un paso de las semifinales de Champions con el Schalke. Ayer marcó ante el Inter de Milán y el Guiseppe Meazza le rindió tributo con una merecidísima ovación al ser sustituido en los últimos minutos del encuentro. No es Campeón del Mundo con la Selección pero le aplauden como si también lo fuera. San Siro se congeló ante Raúl, publica el Corriere dello Sport.

Raúl es un torero. Como no se preocupó de nacer, tampoco lo hace de morir (futbolísticamente hablando) Un ejemplo evidente de que vivir sin temer a la muerte, no es despreciar la vida. Si no todo lo contrario, es despreciar a la muerte y no tenerle respeto. Su etapa con el Real Madrid había llegado a su fin, no iba a jugar y como un aventurero cogió sus maletas en busca de nuevos surcos. Y es que un torero siempre prefiere que le echen de menos a que le echen de más. Siempre sobrevive ante la adversidad.

Llegó al Schalke para quizás morir matando. Y de paso para superar a Torpedo Müller y convertirse en el Máximo Goleador Histórico en Competiciones Europeas-Y solo necesitó cuatro partidos para marcar los tres tantos que le hacían falta-. Raúl no se cansa, es insaciable. Este curso lleva 17 dianas, más goles que Llorente, Torres o Negredo. Y por números podría ir a la Selección. Sin embargo, pienso que su época con La Roja ya terminó.

Raúl no debe ser convocado por cortesía de Del Bosque ni obsequiarlo con un mero partido de trámite mientras esté en activo. Sería casi un insulto, una ofensa a su sacrificio. Pertenece al selecto grupo de cracks que nunca se inhiben. Su grandeza reside en estar siempre al servicio del equipo para tirar del carro a base de inteligencia, oficio y tesón. Raúl sigue su camino. Sin Selección, sin Real Madrid. Y no le va nada mal. No necesita ningún tipo de homenaje con la Selección. Él por si mismo ya es un homenaje al fútbol. Habrá futbolistas que dignifiquen este maravilloso deporte tanto como Raúl, pero es imposible que más que él.

2 comentarios:

María Trigo dijo...

Estoy bastante de acuerdo con lo que escribes, querido amigo Rauliasta, Raúl es en sí mismo un gran homenaje a los fanáticos de este deporte. Solo espero que el fútbol sea justo con él y le brinde al final de su carrera el homenaje que se merece.

ismael dijo...

Buen post, yo me considero otro raulista hasta la médula, sinceramente me está pareciendo sorprendente la actuación del Shalke en esta copa de europa, creía que no iba a pasar ni de la fase de grupos..
Eso sí el rendimiento de Raúl no me extraña nada, el sigue a lo suyo.. el que estaba acabado.
Grande Raúl!
un saludo!
http://ojeador012.blogspot.com/

Publicar un comentario