Los problemas, el problema del Villarreal

El conjunto amarillo ha perdido esencia esta temporada sin su jugador franquicia Santi Cazorla. El pequeño jugón otorgaba al juego de los de Garrido grandes dosis de asociación y calidad. El asturiano hacía mejores a sus compañeros partiendo desde la banda pero incrustándose en el centro, donde de verdad hacen estragos los que vienen al fútbol a fabricar diabluras. Los buenos siempre actúan mejor por dentro que por fuera.

Rossi, Nilmar, Cani, Valero y cía echan de menos al bueno de Santi. Además de fantástico en la cancha, el '12' malaguista fue la alegría del vestuario durante muchos años. Una de las sonrisas del fútbol español. A día de hoy al fútbol que despliega el bloque ha perdido alegría y sin dar la sensación de dejadez sí que muestra indicios de caída libre.

En la tesorería del club tampoco es que haya habido un arreglo económico boyante. Los 20 millones de la venta de Cazorla se han ido con los fichajes de De Guzmán (8 millones), Zapata (7), Camuñas (2.5) y Uche (2.5). Las cuatro contrataciones de un perfil medio y que muy difícilmente podrán ocupar el hueco dejado tras la marcha de Cazorla.

Los datos son reveladores del decaimiento futbolístico, el Villarreal cuenta todos sus partidos fuera de casa como derrotas menos ante el Athletic que empató, siendo el único que vio puerta a domicilio: perdió ante el Odense (1-0) en la fase previa de la Champions, ante el FC Barcelona (5-0) en el primer encuentro liguero, frente al Granada (1-0 gol de Uche, fichado pero cedido por los amarillos esta temporada) y la última derrota llegó ante el Nápoles (2-0).

En el curso anterior el equipo castellonense cerró la primera vuelta del campeonato nacional de Liga en el Madrigal con tan solo cinco tantos encajados. Este año Diego López ha recogido el balón de las mallas en 14 ocasiones en lo que va de temporada y justamente los dos únicos triunfos llegaron cuando dejaron la portería a cero (ante el Odense, 3-0 y frente al Mallorca, 2-0).

La defensa y el ataque son un todo, inseparables, el primer término posee una acepción infravalorada en los últimos años. Todo lo contrario ocurre en otros deportes como el baloncesto donde se valora muchísimo y uno de los gritos de guerra que escuchamos en los pabellones es: ¡D-e-f-e-n-s-a!. Los amarillos al ser un puzzle también encajado que muy a menudo recordaba al Barça, han perdido las dos de una tacada.

Defender es tan importante como atacar y Pep se lo hizo saber a sus jugadores cuando llegó a Can Barça y ahí reside una de las grandes claves del éxito blaugrana. Justo cuando más empleas el orden ofensivo más necesitas la disciplina defensiva. Los de Garrido atacan sin laterales, fundamentales en un juego elaborado y de paciencia para ensanchar el campo, Zapata y Catalá son centrales y no encuentran la sorpresa en su juego. Se hacen más vulnerables por tanto no sólo en ataque sino en defensa ya que los rivales no temen embestidas por los costados por la previsibilidad y se anticipan rápido.

Sin embargo, la peor muestra de crisis que se puede encontrar en un equipo es la identitaria. Sin fluidez, faltos de inventiva, el submarino parece haberse quedado sin memoria y el que la olvida en fútbol suele perder también la imaginación y con ella la fantasía. En malos tiempos deben tirar de humildad. Un vocablo que proviene del latín "humus", que significa tierra y volver de esta forma a poner los pies en la tierra y jugar con el cerebro en ataque y en defensa, dos conceptos problemáticos que es uno solo. Hay tiempo y mimbres para arreglarlo.

3 comentarios:

jairo F.Quindós dijo...

Alfonos buen analisis de la situacion del submarino amarillo, el cuadro de castellon se el ve triste y más en europa ante la baja de Borja Valero, le falta dinamismo y la baja de Cazorla es insustituible, en fin mucho tendran que sufrir para seguir en la elite, este año les veo más luchando por la 6 plaza que por el 4º puesto

Manuel Cañizares dijo...

ahora a Santi Cazorla lo disfrutamos en Malaga
saludos

Elecciones Mexico dijo...

Vaya que falta de disciplina y organización.

Publicar un comentario