Orfebres contra cacharreros

Nueva victoria de la Selección que tan bien dirige Vicente Del Bosque. Otra demostración de poderío futbolístico. Jugar en Saint-Denis con el 75% de la posesión ya no sorprende; es más, algunos la acusan de ello. El toque aburre, los partidos son un tostón, dirán. Debe ser moco de pavo tener un estilo -envidia mundial-, serle leal hasta las últimas consecuencias y que te respeten tanto que no te puedan mirar a los ojos ni de locales con 80.000 espectadores franceses a favor. No fue Del Bosque sino Wenger el que se quejó del estado del césped porque perjudicaba el espectáculo. Vicente no necesita topos, Pandevs, Fifas, Uefas ni aspersores para autoproclamarse. Por eso nunca ha hablado de señorío. No le pega con ese bigote de bonachón. Un hombre que no se hace admirar, se hace querer

España mete miedo con su fútbol asociativo, los rivales agachan la cabeza ante tal enjundia. El combinado nacional desprende las mismas sensaciones que los más grandes de cualquier disciplina deportiva en la historia. Sensación de imbatibilidad absoluta, de supremacía resolutiva, de fuerza inspirativa, de control de los momentos calientes, de la más alta fiabilidad y de infinita superioridad. Hay partidos que ganan dando una larga exposición de motivos al rival, como ante Italia en la final de la Eurocopa y hay partidos que ganan porque sí. Porque son los mejores y no necesitan dar más explicaciones ni sacar todas las 'delicatessen' del extenso repertorio de magia. Y además la suerte acompaña. En caso de duda la pelota siempre hace que salga cara. Se sienten invencibles bajo presión pero sin vivir fuera del radio del sufrimiento. Son herederos de la poesía becqueriana, enjauladora y encantadora del tiempo. 

Gestionan los partidos a vida o muerte como nunca lo había hecho ningún otro equipo. Encadenan con el de Francia 12 partidos cruciales sin recibir gol. Más de 1.200 minutos, más de 20 horas. Casi un día. Además minutos de los que cada uno de ellos se eterniza, pone la piel de gallina y da para morderse las uñas hasta quedarse sin dedos en las manos. Penaltis contra Italia y Portugal, Iniestazo, Panenkazo de Ramos, Puyolazo, goles de Villa y Torres, milagros de Casillas, los bailes a Rusia, Alemania e Italia al son de Xavi acompañado de los Busquets, Xabi, Silva, Cesc, Cazorla, la verticalidad de Navas y Pedrito, la sorpresa de Alba, el tesón de Piqué, Arbeloa, aquellos Senna, Capdevilla, Marchena... Un equipo que no gana un Balón de Oro porque se lo pasarían entre ellos. Pero que ha costado muchísimo trabajo y sólo hace falta echar un vistazo a las imágenes. Ha habido regeneración por parte de Del Bosque, 7 de los futbolistas que jugaron ante Francia no estuvieron en la primera Eurocopa. No obstante la renovación ha sido modélica, de cirujano: no ha roto con el fútbol que implantó Luis Aragonés, ha repensado lo pensado y ha pulido ciertas averías sin ocasionar un solo desperfecto en el grupo.


Nuestro fútbol no es del gusto de todos. Curiosamente los mejores amigos del resultadismo lo critican ferozmente. Explica nuestra indeleble idiosincrasia: cainita y sectaria. No se sienten identificados. Han defendido a ultranza el resultado por encima de todo y ahora han quedado con el culo al aire y sin pelar (pelado sólo lo tenía el gran Luis Aragonés, nuestro impulsor). Véase lo que opinaba Javier Clemente, nuestro seleccionador en el año 1994: "El fútbol físico y agresivo es el que gana los campeonatos. No hay ningún entrenador que me haya demostrado lo contrario. Una cosa es llenar los periódicos con el famoso espectáculo y otra los títulos" en esta entrevista con Santiago Segurola

Pero España dejó de ser toro y pasó a ser torero, como metaforizó Menotti para explicar el paso de la Furia al Toque. Cuentan que en un entrenamiento Javier Clemente increpó a Pep Guardiola por hacer las carreras continuas y tocar un balón. Algunos todavía le llaman el problema al cuero. Para Pep era todo y así lo expresó en un extraordinario artículo en El País en el año 2006 "No sabemos como acaba pero que todo empieza por la pelota. Porque nadie sabe como acaban las cosas. Pero sí como quieres empezarlas. Gracias Luis por pensar que lo primero es la pelota y después lo demás".  

Ha triunfado una idea de fútbol y el desarrollo de la misma trajo una forma de jugar, el estilo, que entrega satisfacciones y alegrías. Si un día por lo que sea no ganan le salen enemigos de debajo de esa piedra del cambio de ciclo porque en España no hay nada que joda más que el éxito; aunque sea propio algunos lo verán pase lo que pase ajeno. Ante Finlandia parecía el gran desastre del 98 cuando perdimos las Filipinas. Sin embargo España resolvió la papeleta contra Francia en otros 90 minutos a cara de perro gracias a un gol de Pedro. Su registro (10 goles en 530 minutos) el mejor en partidos internacionales esta temporada. Xabi Alonso repartió más pases (141) y recuperó más balones (6) que todo el centro del campo galo al completo (70 pases y 3 recuperaciones). Además dos suplentes, Víctor Valdés y Monreal, hicieron de las mejores versiones de sus titulares Casillas y Jordi Alba. Así es España y además empezamos el partido con una imagen de Pepe Reina animando el cotarro en el banquillo. El que alegremente hace suya la victoria de los demás. 

Uno de los pocos grandes profesores de la facultad nos insta siempre a ser orfebres y no cacharreros. Un espíritu que ha mamado esta selección. No hablan de prefijos numéricos (4-5-1; 4-3-3; 4-2-4; 4-4-1-1), hacen caso omiso a las quejas de la prensa por el doble pivote (Xabi - Busquets) que no es tal en el césped y no juegan entre espejos para brillar individualmente sino entre paredes para reclamar al equipo. No viven de las rentas y hacen denodados esfuerzos por la excelencia continuada. Los cacharreros resultadistas no aguantan que el fútbol de los orfebres haya acabado siendo el más resultadista de siempre. Mientras, la pelota nos agradece con triunfos el buen trato y los mimos recibidos tras tanto pelotazo furioso. Los españoles en estos tiempos de crisis deberíamos tomar este ejemplo y coger el camino de la paciencia y el optimismo de los orfebres. Los mejores propósitos pueden ser menospreciados pero a larga terminan prosperando. Los mediocres seguirán mintiendo pero ya no engañan a nadie.

- ESPAÑA 0 - ITALIA 0. CUARTOS EURO 2008.

  

- ESPAÑA 3 - RUSIA 0. SEMIFINALES EURO 2008.


- ESPAÑA 1 - ALEMANIA 0. FINAL EURO 2008.


- ESPAÑA 1 - PORTUGAL 0. OCTAVOS MUNDIAL 2010.


- ESPAÑA 1 - PARAGUAY 0. CUARTOS MUNDIAL 2010. 


- ESPAÑA 1 - ALEMANIA 0. SEMIFINALES MUNDIAL 2010.


- ESPAÑA 1 - HOLANDA 0. FINAL MUNDIAL 2010.


- ESPAÑA 1 - CROACIA 0. FASE DE GRUPOS EURO 2012.


- ESPAÑA 2 - FRANCIA 0. CUARTOS EURO 2012.


- ESPAÑA 0 - PORTUGAL 0. SEMIFINALES EURO 2012. 


- ESPAÑA 4 - ITALIA 0. FINAL EURO 2012.


- FRANCIA 0 - ESPAÑA 1. CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2014.




6 comentarios:

Expedito dijo...

Año 2009. Semifinales de la Copa Confederaciones. España 0 - 2 USA. Lo siento, revisa mejor los datos antes de publicar un artículo ;)

http://www.youtube.com/watch?v=S58rstMhKK8

Anónimo dijo...

La Confederaciones no es una competición a vida o muerte. Es un torneo de propaganda.

Javierlo dijo...

He leído hasta el primer párrafo que decía que Del Bosque no necesitaba protestar al árbitro ni poner excusas cuando pierde. A Del Bosque le quiere un sector por acercarse a las teorías culés y por revolverse y odiar al Real Madrid de Florentino Perez. Un sector de radicales disfrazados de seda como Segurola o este alumno aventajado que escribe este cutreblog. Y radicales sobran en España y en el deporte.

creacion de empresa dijo...

el mejor equipo del mundo sin dudas.

posicionamiento dijo...

muy buenos goles. saludos

rescate de informacion dijo...

me gusta como juega españa.

Publicar un comentario