El Platón del Real Madrid

El mourinhismo murió sin pena ni gloria y el idilio del técnico portugués con Florentino terminó como se despiden los amores ciegos de verano tras un largo y triste invierno: gracias y paripé. Mourinho vino para vencer al Barça de Guardiola -y sin Pep perdió todo sentido escenográfico- y para ganar la décima -y sin la ansiada orejuda se reclamaron las semifinales-. Desde el control absoluto fagocitó a un club necesitado de éxitos pero sobre todo de identidad. Para algunos fue la época de la meritocracia y para otros del mourinhicidio. Gobernó desde la idolatría y el odio. Entrenadores como Mou tienen fecha de caducidad y sólo sirven si ganas. “¿para qué los mercenarios que conducen a la derrota?” decía Vázquez Montalbán. El bagaje habla por sí solo. En sus tres años como entrenador y mánager, tres títulos en el Real Madrid por ocho de los azulgranas. En su peor temporada en el FC Barcelona, Pep Guardiola, conquistó más títulos que Mourinho en tres con el Real Madrid.

Florentino se ha vuelto a enamorar. De un viejo y verdadero amor. Le ha dado las llaves de la casa a Zidane y le ha hecho una copia a Ancelotti. Floren es un tipo de negocios pero también de sentimientos. Tras el romance fallido de más disgustos que otra cosa, ha acudido a lo eterno. Los valores del Real Madrid no son pipas ni discursos valdanistas. Es una filosofía de club. Del hacer y no del decir. De los actos y no de las palabras. De morir en el campo pero sin matar por ganar ni excusarse por perder. Como explica Rafa Nadal: “No es negarme a perder, es negarme a tirar la toalla. Me hace feliz saber que he hecho todo lo que he podido; si he perdido, he perdido” o Casillas: “En el RM se aprecia más que luches por una pelota que se va a ir fuera que si haces un caño”. A Zidane como a Albert Camus el fútbol le dio todos los valores que tiene. Ahora quiere transmitir todos los que aprendió. Le he leído algunas frases que dejan a las claras su idea de fútbol y de la vida. Al fina uno entrena y juega como es: “Hay entrenadores que se creen más importantes que los jugadores. Cuando es así, es un gran problema para el equipo”, "Un tercio del plantel sigue al técnico por lealtad, respeto a la jerarquía; otro tercio sólo te sigue si le aportas algo, Y otro tercio te complicará la vida siempre. Eso te muestra sobre qué parte del grupo tienes que trabajar". "Sé que lo que digo será escuchado por miles de personas, por eso es mejor ser un poco reservado, En lugar de decir todo lo que se te pasa por la cabeza, por lo menos, hay que pensar lo que se dice. A mí me parece lo mínimo". "Mi fuerza es estar atento a los demás", "Un equipo construido para los atacantes. Es una filosofía que no gusta a todos y no es descabellada si tienes buenos defensores" "El fútbol es bonito cuando no se sabe nunca lo que va a pasar", "El fútbol empieza en la calle". 
Zidane posee el aura y el poder de seducción de los grandes ideólogos. Tiene potestad moral y buen gusto. Varane, Isco, Carvajal, Jesé, Morata, Nacho y parece que Illarramendi son aire puro y fresco. Nada de futbolistas para la fotografía ni destierros por procedencia. Los clubes de fútbol nacieron para representar a las ciudades y lo mínimo es luchar por no perder por completo la identificación y el simbolismo. Zinedine Zidane (hasta el nombre lo tiene bello, escribió Pep Guardiola) como Di Stéfano en el club blanco o Kubala y Cruyff en el Barça, es el prototipo de futbolista extranjero de categoría mundial que renueva la idiosincrasia de un gran club ya que habla el lenguaje universal del fútbol: mucho juego y poco ruido. Interpreta el deporte rey a partir de la distinción con la música de Plácido Domingo de fondo.  

En el libro 'Futbolia, filosofía para la hinchada' a Zidane se le bautiza con el nombre de Platón. “Platón afirma que cuando aprendemos algo, lo que estamos haciendo es recordar la idea que nuestra alma ya conocía antes de nacer. Zidane lleva toda su carrera sacándonos de la caverna de la mediocridad, de los tonos grises, intentando convencernos de que otro fútbol es posible”. El Real Madrid no necesita resetear la etapa de Mourinho, se han traído jugadores fantásticos como Di María y Modric, ni imitar al Barcelona, cada uno tiene su estilo; pero tiene un pasado que fue ninguneado y debe recuperar. El primer paso en la conciencia es la memoria histórica a partir del merecido homenaje a Raúl González Blanco. Será el Aristóteles, inventó un modo práctico de hacer las cosas a partir de la inteligencia y el instinto, de oler siempre la sangre al rival y de nunca ver el color rojo de la expulsión.

Al Real Madrid los últimos años le sobraron conveniencias y le faltaron convicciones. Mou es un adaptado a los tiempos que corren de reality shows y bajos instintos. Zidane un adelantado a su tiempo, que predica la  discreción y el respeto y que no ha caído en la trivialidad del fútbol moderno. Ancelotti es de los entrenadores mesurados tipo Rijkaard y Del Bosque que miran más por el equipo que por ellos mismos y que no exaltan los triunfos con sus figuras. Y obrará eso que cada vez hacen menos los entrenadores de hoy en día, entrenar y hacer jugar. Zidane ya lo dijo Florentino será el gran líder deportivo del proyecto. El francés es referente ético y tiene en sus manos la piedra filosofal. El equipo ha pasado a tener 12 españoles y 7 canteranos en plantilla y una edad media de 24,44 años.

Hacía tiempo que los fichajes del Real Madrid no eran aprobados por unanimidad. Ya ven la filosofía es barata. Igual los topos eran el entrenador-mánager del ego y su agente del lucro. Tras tres años de exilio, y después de haberme licenciado, siento que volveré a mi infancia gracias al Platón del fútbol y su apuesta por una idea. 

6 comentarios:

Anónimo dijo...

No te parece mas apropiado que los fichajes los haga el entrenador y su cuerpo tecnico, a que los haga el consejero del presidente antes ni siquiera de escuchar al entreador?

Anónimo dijo...

Exagerada contextualizacion mourinhistica. Ahi se ve lo que realmente querias decir con el articulo

ALFONSO LOAIZA dijo...

El Real Madrid puede que haya encontrado a su Cruyff.

Toto Arévalo dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJA

Anónimo dijo...

Anda al médico.

Venta de perros Bogota dijo...

jejeje buen post.

Publicar un comentario