OTRO PERIODISMO DEPORTIVO ES POSIBLE


Trabajar en el departamento de gráficos de un diario como el Boston Globe es el sueño de cualquier amante a la infografía. Chiqui Esteban dejó España para embarcarse en una apasionante aventura rumbo a América. Fue una decisión difícil porque su hija Elisa acababa de nacer pero trenes así siempre hay que cogerlos. Todavía le brillan los ojos de la ilusión que supuso este reto en su vida.

En nuestro país fue director de Nuevas Narrativas de la web la informacion.com y responsable de infografía en los medios del Grupo Joly en Cádiz.

En Estados Unidos ha encontrado un periodismo que escapa de la mediocridad y que reclama el oficio de verdad. Allí los periodistas deportivos son periodistas, periodistas, sin el apellido de deportivo ni fanatismos y hasta Premios Pulitzers. Huyen de lo habitual, son impertinentes pero también profesionales al máximo. Chiqui Esteban da las claves del auge de las plataformas multimedia en el país norteamericano y además destaca el papel de pioneros españoles como Alberto Cairo. Ocurre algo semejante con el Nuevo Periodismo de Truman Capote, Gay Talese, Tom Wolfe, que ya anticipó en el año 1937 el andaluz Manuel Chaves Nogales con su genial obra 'A sangre y fuego'. Ahora todas las narrativas irán destinadas al audiovisual. Ellos saben jugar mucho mejor con las imágenes y además les dejan ser valientes con ellas, quizá como explica el maestro Carlos Pérez de Rozas en nuestros colegios también se debería enseñar a leerlas.

En nuestro país las mentes lúcidas son maltratadas por nuestro tan característico trincherismo. La envidia es algo muy español decía Borges, “cuando algo les gusta dicen que es envidiable”. Se llevan las barricadas, la vileza y el populismo por la falta de cultura. Hoy es un día especial en Boston porque los barbudos de los Red Sox se han proclamado campeones de la Serie Mundial de béisbol y mañana se celebra el día de Halloween. Una metrópoli necesitada de alegrías y que hoy sonríe después de la tragedia de la maratón. Mientras, Chiqui nos fotografía con palabras los entresijos del periodismo del presente y del futuro unos días antes del júbilo de felicidad en la ciudad del MVP Big Papi de más de 37 años. Aquí se pueden ver sus métodos de trabajo y los mejores momentos deportivos de la ciudad de Boston en el Sports Illustrated

- ¿Cómo es el día a día en un periódico tan mítico?

El día a día varía mucho porque ningún día es igual. El que fue mi jefe, Javier Zarracina, ya no está con nosotros. Se casó con una chica de San Diego y se fue a Los Angeles Times. Así que sus funciones las he asumido yo. Eso hace que mi día comience sobre las 10:20 repasando los temas para ver que ofrecer en la reunión de las 10:30. Cuando la terminamos, hablo con la sección y reparto los gráficos entre nosotros. Ahora mismo tenemos las sección algo diezmada porque con el proceso de venta no se podía fichar hasta la firma definitiva que se hizo la semana pasada y teníamos un par de plazas que cubrir, así que siempre hay trabajo de sobra para todos. A las 15.00 tenemos la reunión de la tarde donde vemos qué temas siguen adelante, cuales van a primera y como ha evolucionado el día. Tras ello, un café y suelo hablar con los editores de las secciones para ir cerrando los detalles de los gráficos que llevamos. Sobre las 7 (impensable para un medio español) está prácticamente todo cerrado y sólo queda esperar las correcciones del departamento de Copy-Edit. Me quedo para comprobar que todo está encarrilado, y sobre 7.30-8 me voy a casa mientras Una persona se queda hasta las 22 (turno de noche) para hacer posibles correcciones que puedan surgir o cosas de ultimísima hora.

-Más de 30 premios internacionales y nacionales, uno de los mejores trabajadores en la infografía del mundo y en su país de origen casi no es conocido.

Entre infografistas nos conocemos casi todos y poca gente nos conoce fuera de nuestro mundo. Tanto en España como en USA, la gente que se dedica a esto sabe bien quien soy, la gente que no, no.

(Me doy cuenta de que hemos empezado mal la entrevista. A un infografista no se le debe preguntar por él). Cuéntenos cómo son las redacciones de los Estados Unidos para que las visualicemos ¿Se parecen más a los ministerios, como ocurre en España, o a la serie The Newsroom?

La diferencia principal creo que es lo en serio que el periodismo se toma a sí mismo. En España pasa mucho que si uno quiere ser riguroso, no decir nada que no sepa y ser muy meticuloso con su trabajo, es acusado de 'ser un flipado', 'creerse que esto es el New York Times' o 'no saber de que va el periodismo'. En Estados Unidos es justo al revés. Hay que ser muy muy meticuloso o riguroso, o se te acusa de ´no saber de que va este negocio'. Una redacción no es como The Newsroom, pero se asemeja mucho más a lo que se puede pensar desde una redacción española. Lo que en nuestro país se puede ver muchas veces como una exageración aquí puede serlo, pero no tanto. Y eso hace toda la diferencia. Aquí los temas que se sacan van atados por mil sitios, hipercomprobados, pasados por muchos filtros... Y eso también es posible porque no hay obsesión con la inmediatez, si no con la calidad y la exclusividad. El periódico del día puede valer otro día en casi un 80%, porque la mayoría de los temas son propios, no de agenda. Hacer un periódico es muy distinto, porque los contenidos se dan cuando el periódico cree que deben darse, no dependen tanto de la actualidad, si no del interés del ciudadano. Yo oía mucho en España que había que dar algo 'porque la gente hablaba de ello'. Aquí se dan las cosas que la gente no sabe para que la gente acabe hablando de ello. La otra gran diferencia es la del respeto por el trabajo ajeno. En España si alguien decía que no se debía hacer algo se le tomaba por alguien que pretendía escaquearse de hacerlo, aquí si gráficos dice que un gráfico no debe hacerse por una u otra razón, no se discute apenas, porque se entiende que nosotros somos los que sabemos de traducción visual y que lo que digamos es el criterio válido en nuestro campo. Estas ideas se extienden a mucho más: ves a gente ya con edad que no sólo trabajan en los medios, si no que se fichan ya mayores sin problema, la gente no se cierra a aprender cosas nuevas si no que todos se prestan a, por ejemplo, aprender programación si creen que eso les va a ayudar, los becarios vienen a aprender y se les trata como tal... El periodismo aquí viene a ser todo aquello que sabemos en España que tiene que ser pero que al final no hacemos, muchas veces porque creemos que es imposible. Pero no lo es. Es tener ganas de hacerlo y creer firmemente que es lo que tenemos que hacer, sin fijarnos en qué hacen otros.

Además se van imponiendo las nuevas narrativas y en España estamos anquilosados y no se atreven a apostar por ellas. Hace falta arriesgarse más. Por ejemplo los reportajes audiovisuales del The New York Times son fabulosos, ¿cree que pueden propagarse en el resto del mundo?

Esas nuevas narrativas, los gráficos digitales, etc... nacieron en España. Los primeros departamentos de infografía online fueron los de El País y El Mundo. Pero no tuvieron el coraje o la visión de continuarlos y apostar por ellos. Los comandaban Rafa Höhr en El País, que luego fue jefe de gráficos de The Sunday Times, entre otros; y Alberto Cairo en El Mundo, ahora profesor de la Universidad de Miami y uno de los teóricos más famosos del periodismo visual. Ambos departamentos creados por Mario Tascón, ahora con su propia empresa fuera del 'periodismo tradicional'. Así que eso dice mucho. No es que no sepamos hacerlo, es que no sabemos cuidarlo. Los grandes medios de EEUU tienen a varios españoles en puestos importantes de sus departamentos de infografía: The New York Times, Washington Post, National Geographic, Los Angeles Times, The Seattle Times...
El tema de los reportajes visuales de The New Tork Times es si el resto del mundo necesita extrapolarlos. El NYT tiene unos recursos tremendos y además sabe usarlos. El resto del mundo tiene que pensar qué saben hacer bien y que es lo que necesitan sus lectores, no mirar a ver si pueden aprovechar la última idea que tuvo el New York Times. La parte técnica de los reportajes visuales del NYT no es tan complicada, lo complicado es saber a qué historias aplicarlas, tener la primera idea, lograr hacer periodismo de calidad con ello... Y de eso es de lo que hay que preocuparse: ¿Qué historias quiero contar?, ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo?, ¿Qué necesita mi audiencia saber y como puedo mostrárselo de la mejor manera posible?

-El modelo de negocio del The Boston Globe es de pago y por suscriptores. ¿Es la única forma para sobrevivir? El gran The Guardian por ejemplo no lo hace y ahora todo son pérdidas económicas. ¿Qué otras alternativas existen?

Yo no estoy tan seguro que sea la única forma de sobrevivir. El Boston Globe tiene dos webs: BostonGlobe.com y Boston.com. La primera de pago con un sentido más periodístico, la segunda gratuita con un sentido más de 'página de la comunidad'. La primera es nueva y va muy bien, pero la segunda es tremendamente exitosa. No hay un modelo de negocio único. Cada medio, cada comunidad, cada lugar tiene su propia cultura y lo que funciona en un sitio no lo hace igual en otro. Por eso a veces es absurdo pensar que como el NYT levanta un muro de pago, El País tiene que hacerlo también porque eso funciona. Aquí por ejemplo hay una cultura del pago mucho mayor. La gente no piratea tanto no porque tenga un sentido de la legalidad mayor, si no porque tienen soluciones asequibles de calidad. Y asequible no es gratis. También hablamos de un país en el que la gran mayoría de los lectores es por suscripción y la venta al número es minoritaria. Justo lo contrario que en España. Son cosas con las que hay que contar.

En cuanto a lo de 'bajar el muro' durante la semana de las bombas fue una decisión que se tomó muy rápidamente. Por varias razones, por lo que sé. La principal es que el Globe es para suscriptores, y hay dos maneras de conseguirlos: una es demostrar que lo que está detrás del muro merece la pena el dinero, y esta era una oportunidad de dejar que la gente lo viera en su mejor momento. Otra, más propia de la mentalidad estadounidense, es demostrar que el periodismo es necesario para la comunidad y un servicio público, y que hay que apoyarlo para que todos ganen. Y una manera de servir al servicio público es ofrecer todo gratis y abierto en momentos de emergencia. El resultado de la estrategia fue tremendamente exitoso. Ganamos no sólo una afluencia de visitas gigántesca si no también una enorme cantidad de nuevos suscriptores. Llegaban cientos de mensajes agradeciendo al Globe el trabajo hecho, y anunciando que se suscribirían porque habíamos demostrado que éramos necesarios. No sólo eso: la gente mandaba cafés, galletas, pasteles, pizzas. Es un sentido de comunidad que es difícil encontrar en un panorama tan politizado y dividido como el español.

La venta del Boston Globe se llevó a cabo por 70 millones de euros por el presidente del Liverpool y de los Red Sox, John Henry. Hacía 20 años fue vendido por 1.100 millones de euros.  Reflejo de aquellos tiempos de la burbuja y el despilfarro. Ahora pagan los periodistas rasos y no los magnates de la comunicación. ¿En qué ha cambiado respecto al mandato del New York Times?

Creo que ambos son precios de mercado. Pero que el mercado ha cambiado mucho. Antes los medios eran dueños de los equipos deportivos, ahora es el revés. Es un nuevo panorama y hay que adaptarse. La libertad para crear un nuevo medio online, por ejemplo, hace que ahora haya muchísimos más actores para repartir la tarta publicitaria, que además se ha reducido mucho con la crisis. No creo que haya unos culpables concretos. El mundo ha cambiado. Y el periodismo está mejor que nunca. Otra cosa son los grandes medios. A más actores, papeles más cortos-

Además la venta definitiva se cerró esta misma semana. El trabajo de las finales iba a ser igual con Henry o sin él. Los Red Sox son una parte muy importante de Boston.

- Se ha creado un lazo humano con los hombres barbudos del equipo. Estos relatos siempre enganchan y estos productos narrativos venden en los Estados Unidos como rosquillas. 

Los Red Sox siempre han formado parte del corazón de esta ciudad. Hay Patriots, Celtics, Bruins, Revolution... pero esta ciudad es una ciudad de béisbol. Prácticamente todo el mundo tiene una gorra de los Red Sox . Además, la historia de los Red Sox es la de un equipo que era muy grande y pasó casi 100 años sin ganar nada. De repente, Henry los compra, una franquicia maldita, y a nada de tiempo estaban ganando las Series Mundiales de 2004. Y las de 2007. Como si de repente el Arenas de Getxo resurge de sus cenizas y gana dos Champions. El año pasado los Red Sox sin embargo hicieron una de las peores temporadas de su historia y parecía que todo volvía a ser como antes. Y poco antes de comenzar la temporada, los atentados. A la vez que arrancaba la temporada de béisbol. Los Red Sox, como parte del núcleo de la ciudad, fueron un símbolo. Asumieron el concepto de 'Boston Strong' que surgió del miedo de aquellos hechos. Se hizo famoso el discurso del primer partido tras los atentados, cuando una de las estrellas del equipo, 'Big Papi' Ortiz cogió el micro antes de empezar un partido y acabo su charla con un 'This is our fucking city' que se ha quedado grabado en los corazones de todos los habitantes de la ciudad. Los Red Sox invitaban a hacer el 'first pitch' (saque inicial) de los partidos a muchas de las víctimas de los atentados. Y el equipo defenestrado empezó a ganar, a ganar, a ganar... hasta ser la sorpresa gigantesca del año metiéndose en las World Series. Boston ha visto en los Red Sox ese ejemplo de superación, de luchar contra la adversidad y contra lo imposible; y ellos han contribuido a ese sentido de comunidad del que tanto te hablo con ese 'juego' de dejarse todos barba como símbolo de unidad del equipo. ¡Algunos llevan sin afeitarse un pelo desde pretemporada. Ahora hay mucha gente con barba por las calles, hay un símbolo alrededor del que unirse.

- Un fotoperiodista de lo más prestigioso como Stan Grossfeld, (ganador de Pulitzers de fotografía), ha acabado en deportes. En España se frivoliza con los periodistas deportivos merecidamente. ¿Existe banalización en el deporte por USA?

El periodismo deportivo es periodismo y es respetado. Y en buena parte porque se hace respetar, como te decía en un principio. Aquí se es crítico con quien haya que serlo si se dan argumentos. El año pasado se zurró mucho a los Red Sox por su apatía, por ejemplo. No hay ese ponerse la camiseta, aunque se está con el equipo de la ciudad como parte de la comunidad. Y parte de estar con ellos es criticar lo que se hace mal.

Boston es una ciudad diferente para el tema deportivo. Es tremendamente fuerte en deportes para la población que tiene. Tiene equipos candidatos al título (los Celtics últimamente no, pero sí historicamente) en las cuatro grandes ligas de EEUU (béisbol, fútbol americano, baloncesto y hockey, por ese orden). El deporte es importante y las historias son tan rigurosas, cuidadas e investigadas como cualquier otro tema. Los columnistas son muy respetados. Pero no son 'personajes'.

El clásico de fútbol de España coincidió con uno de los partidos de la final de béisbol. ¿Qué repercusión tuvo el Barça-Madrid? Después del partido los debates fueron destinados ¿Allí se habla de árbitros?

Aquí el fútbol-soccer pasa totalmente desapercibido. Hay más afición de la que esperaba, pero a jugarlo más que seguirlo. Y el que lo sigue sigue sobre todo la Premier, aunque todos conocen al Barcelona y a Messi, eso es tremendo. Luego les suena Cristiano, Iniesta y alguno más. De la Premier conocen más los equipos que los jugadores. Nuestro nuevo dueño lo es también del Liverpool, o sea, que en la ciudad al final también hay curiosidad por ellos. Nadie, ni los más aficionados, estaba al tanto del clásico y era imposible encontrar un lugar para verlo.

En cuanto a lo de las polémicas, hoy es el día perfecto para hablar de ello. Anoche fue el tercer partido de las Series Mundiales. Red Sox y Cardinals empataban a cuatro en el último bateador de último inning (lo que sería el último segundo con la prórroga cumplida) y los Cardinals tenían a dos jugadores en disposición de anotar carreras. El bateador golpea la bola, los Red Sox se hacen con ella y eliminan al primer jugador. Si eliminan al segundo se acaba el inning y hay el equivalente a la prórroga. El catcher pasa al tercer base, este se cae intentado atrapar la bola y no logra eliminarlo en tercera base, pero otro jugador atrapa la bola y pasa al catcher, eliminándolo antes de que marquen la carrera. En ese momento el árbitro dice que no, que la carrera es válida porque al caer al suelo, el jugador de los Red Sox obstruyó al de los Cardinals. Viendo esa norma, bastante desconocida, se puede hacer tanto esa interpretación como la contraria, al ser bastante ambigua. Es una polémica enorme, no soy capaz de compararla en fútbol. Obviamente las ruedas de prensa, el postpartido, y los titulares de hoy giraban en torno a ella. Pero el enfoque es muy distinto. Es más sobre como funciona esa norma, que interpretaciones deben hacerse, si llega a ocurrir esa obstrucción... Pero no hay acusaciones de si el árbitro es casero o no, si llevaba una gorra de los Cardinals de pequeño o si merece nevera. Hay bastante respeto por eso. Las polémicas suelen hacer un ruido muchísimo menor que en la prensa española, apenas las ves aparecer en los medio, pero incluso en los casos en los que se convierte en el centro por ser algo tremendamente extremo, hay un distanciamiento muy claro. Y siempre mucho respeto. Luego hay fans para todo. Pero esos son fans. No periodistas.


3 comentarios:

Roberto mollet romero dijo...

Muy buenas amantes del Audiovisual! Os dejo una webserie que acaba de dar sus primeros pasos y que está realizada por un grupo de chavales sevillanos sin medios y con presupuesto 0. Espero que os guste y si nos ayudáis a difundirla sería para nosotros una enorme ayuda. Gracias!

¡Aquí tenéis los dos primeros capítulos!

https://www.youtube.com/watch?v=v56E7CYToeI

http://www.youtube.com/watch?v=Zr0VHU4a2P4

Luis dijo...

Muy buen artículo y muy completo. Desde mi punto de vista, el periodismo deportivo en España se resume a periodista/fanático poco profesional de fútbol/real madrid-barça, al menos en televisión y prensa. En radio suele ampliarse un poco más el abanico siendo algo más locales, pero me entristece muchísimo que el polideportivismo haya quedado a un par de horas de radio, una nota de prensa o breves de una columna.

Sandra Mereu dijo...

Espero que el periodismo deportivo de España se sanee, quizá con estos ejemplos todavía hay esperanza! Por suerte todavía algún periodista deportivo de calidad, y se está promoviendo una formación completa para futuros profesionales.

Publicar un comentario